Benidorm

Benidorm suma una nueva inversión en la red de residuales y supera los 5 millones en seis años

El Ayuntamiento adquiere una bomba centrífuga sumergible para dos estaciones de bombeo, actualizando el sistema que impulsa estas aguas hasta la EDAR

De Zárate insiste en la necesidad de que la EPSAR licite todas las inversiones pendientes y comprometidas

El Ayuntamiento de Benidorm suma una nueva inversión en la red de saneamiento y depuración de las aguas residuales, lo que eleva “por encima de los 5 millones de euros los recursos destinados desde 2015 a la mejora y actualización de la red hecha con fondos municipales o a través de las mejoras obtenidas en el contrato de gestión de las instalaciones de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR)”. 

Así lo ha trasladado hoy el concejal de Ciclo del Agua, José Ramón González de Zárate, después de que la Junta de Gobierno Local (JGL) adjudicara la semana pasada el contrato de suministro e instalación de una bomba centrífuga sumergible para las estaciones de bombero 2 y 3, que ha supuesto una inversión cercana a los 110.000 euros. De Zárate ha indicado que “actualizamos así los equipos de estas instalaciones, que superaban los 20 años de antigüedad, asegurando el correcto funcionamiento del sistema de impulsión de las aguas residuales hasta la EDAR”.  

El edil ha remarcado que “hablamos de instalaciones altamente tecnificadas y que requieren de un personal muy cualificado y con una atención de 24 horas los 365 días del año”. “Cualquier error grave en el mantenimiento o en la operativa de las instalaciones –ha detallado- podría hacer que las aguas residuales no lleguen a la EDAR y, en consecuencia, que se produjeran vertidos en la ciudad; algo que Benidorm no puede permitirse por un cuestión medioambiental y de imagen”. 

De Zárate ha recordado que el pasado mes de marzo “también actuamos de urgencia en la estación de bombeo número 1, ubicada en el cruce de las avenidas Mediterráneo y Ametlla del Mar, sustituyendo la válvula de impulsión principal e invirtiendo en ello cerca de 80.000 euros”. La sustitución de esta válvula –en uso desde hace casi de cuatro décadas- “estaba incluida en el proyecto de adecuación de las impulsiones y estaciones de bombeo de Benidorm y l’Alfàs del Pi, obra que debería haber licitado y ejecutado ya la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales (EPSAR) de la Generalitat Valenciana, en base al convenio firmado en 2017 con el Ayuntamiento”. 

La sustitución de esa válvula y la adquisición ahora de las dos bombas sumergibles “son sólo una muestra de todas las actuaciones hechas por el Ayuntamiento con cargo al presupuesto municipal o a las mejoras del contrato, y que hacemos para evitar un problema medioambiental ante la falta de inversión por parte de la EPSAR”, ha subrayado. 

Por ello, ha reiterado una vez más que “es necesario que la Generalitat cumpla y licite todas las inversiones pendientes y comprometidas, ya que los 3,5 millones de euros que tenían que llegar desde 2017 sólo han invertido 120.000 euros”.