Uncategorized

Jaume Giró financió el sueldo de Jordi Sànchez los años clave del ‘procés’

CATALUÑA 

Pagó desde la Fundación La Caixa el ente que puso en nómina al entonces líder de la ANC mientras perpetraba la sedición. Hoy es consejero del Govern gracias a él

El conseller de Economía, Jaume Giró, en el Parlament.
El consejero de Economía, Jaume Giró, en el Parlament.Quique GarcíaEFE

PREMIUM

  • GERARD MELGAR
  • IÑAKI ELLAKURÍA
  • Barcelona

Actualizado Miércoles, 9 junio 2021 – 03:08

Ver 19 comentarios

El consejero de Economía del nuevo Gobierno catalán, Jaume Giró, financió desde su cargo de director general de la Fundación La Caixa el sueldo del entonces líder de la ANCJordi Sànchez, entre 2015 y 2017. En esos tres años, Sànchez diseñó y perpetró el golpe del 1-O en compañía de Carles PuigdemontOriol Junqueras y el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart. El Tribunal Supremo le condenó a nueve años de cárcel y hoy espera el indulto del Ejecutivo de Pedro Sánchez.

El preso independentista ha liderado las negociaciones para conformar el actual Govern en calidad de secretario general de Junts per Catalunya. Y, gracias a él, Giró ha podido acceder a la cartera de Economía de forma sorpresiva.

El método empleado por Giró no es demasiado complejo. Desde su cargo de director general de la Fundación La Caixa destinó 250.000 euros al Observatori dels Drets [Observatorio de los Derechos] de la Fundación Universidad Pompeu Fabra (UPF) en el periodo 2015-17. Sànchez fue colocado en este observatorio como máximo responsable, justo en el momento en que accedió a la presidencia de la Asamblea Nacional Catalana, en la que sustituyó a Carme Forcadell, también condenada en la causa del procés. La ANC y Òmnium fueron las asociaciones empleadas por el movimiento independentista para liderar el desafío.

La posición de Giró al frente de la fundación bancaria le permitió durante el sensible periodo 2014-2019, coincidiendo con los años más volcánicos del independentismo, decidir muchas de las ayudas a medios de comunicación, entidades culturales, asociaciones, etc. Giró tuvo que dejar la fundación por la puerta de atrás debido, entre otras razones, a su afinidad con el separatismo.

Pero, antes de su cese, regó con 50.000 euros en 2015, 100.000 en 2016 y otros 100.000 en 2017 el proyecto de creación del Observatori dels Drets de la UPF, según confirma a EL MUNDO la institución académica. Una iniciativa en la que encontró acomodo y sueldo Sànchez, tras tener que abandonar su cargo altamente remunerado en la Sindicatura de Greuges [el organismo autonómico equivalente al Defensor del Pueblo] al asumir la presidencia de la Asamblea Nacional Catalana en mayo de 2015.https://65d2fae0e2c94851a816f3a220b539ef.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

El Observatori dels Drets recibió la financiación de la Fundación Bancaria La Caixa dentro del convenio de colaboración económica para distintos proyectos de investigación, cátedras o becas, siempre durante el periodo en el que Giró fue director general de la entidad y Sànchez ejercía de presidente de la ANC.

Concretamente, entre el 1 de julio de 2015 y el 30 de octubre de 2017, el actual secretario general de JxCat y la persona que ha diseñado junto a Pere Aragonès el nuevo Gobierno catalán «fue el responsable de la elaboración de estudios previos y documentos relacionados con el impulso de un observatorio sobre derechos en Cataluña», según especifica la propia universidad pública.

Fuentes del entorno de Giró enmarcan el convenio con la UPF en «el conjunto de centenares de acuerdos anuales que la Fundación La Caixa firmaba y firma con universidades y entidades. Y este convenio, en concreto, fue con la UPF, no con Sànchez».

MANO DERECHA DEL SÍNDIC

Con todo, el hecho de que Sànchez pasara de un día para otro de un cargo público muy bien remunerado, como era el de adjunto general del Síndic de Greuges, Rafael Ribó, a una presidencia exenta de sueldo como la de la ANC despertó muchas suspicacias sobre su posible salario, sobre todo después de que trascendiera que tenía un puesto en la fundación universitaria. «Soy un hombre austero (…) Gané mucho dinero, no me importa decirlo», aseguró en 2016 el dirigente nacionalista, que anteriormente había ejercido de profesor asociado en centros como la Universidad de Barcelona y la Autónoma, para defenderse de la polémica sobre su nuevo modus de vida, después de que algunas publicaciones aseguraran, tras la investigación de la Guardia Civil sobre la financiación de la ANC, que tenía un sueldo mensual de 8.000 euros.

El secretario general de JxCat, Jordi Sànchez, con Artur Mas en la toma de posesión de Pere Aragonès.
El secretario general de JxCat, Jordi Sànchez, con Artur Mas en la toma de posesión de Pere Aragonès.Marta PérezEFE

Los partidos de la oposición no se creyeron las explicaciones de Sànchez y consideraron que era un cargo «hecho a medida». El 12 de febrero de 2018, el grupo parlamentario de Ciudadanos pidió una copia de los informes o trabajos que hubiera realizado Sànchez para la Pompeu Fabra. Como respuesta, la Generalitat aportó tres estudios de vago título: «Primer informe de seguimiento del trabajo realizado en el marco del convenio para el impulso sobre un Observatorio de Derechos en Cataluña», de mayo de 2016; un segundo informe sobre la misma temática elaborado a lo largo de ese año y, por último, «La Agenda 2030 y los objetivos de Desarrollo Sostenible en la implementación de los derechos humanos».

Sànchez ingresó en prisión provisional el 16 de octubre de 2017, junto a Cuixart, tras declarar ante la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela por la manifestación convocada frente a la sede del Departamento de Economía durante el registro policial del 20 de septiembre. Justo un mes después, desde la cárcel de Soto del Real, dejaba la presidencia de la ANC para integrarse en la candidatura de Junts per Catalunya, liderada por Puigdemont, en las elecciones autonómicas del 21 de diciembre de aquel año.

Pese a su condena, Sànchez ha tenido un papel determinante en la negociación del nuevo Govern, cuyo pacto cerró con Aragonès. Reunidos en secreto, definieron la hoja de ruta, los mecanismos de coordinación y algunos de los nuevos consejeros, entre ellos, Giró. Fue Sànchez quien propuso al ex director general de la Fundación La Caixa, con el aval de Aragonès, quien en 2019 acudió como invitado a la boda de la hija de Giró.

Categorías:Uncategorized