Alfaz del Pi

Tres años de cárcel de los presos llenos de anomalías: privilegios, permisos revocados y camino al indulto para “volver a hacerlo”

“JUSTICIA DE MIERDA”

Trato VIP en prisión y semilibertad antes de tiempo pese a la promesa de que reincidirán

Los presos del 'procés' posan en la cárcel en 2018.
Los presos del ‘procés’ posan en la cárcel en 2018.

PREMIUM

  • ÁLVARO CARVAJAL
  • Madrid

Actualizado 

Los más de tres años de prisión de los condenados por el procés han estado salpicados por las anomalías y han evidenciado un trato privilegiado. Desde la estancia en Lledoners al intento de acelerar su semilibertad -que tuvo que cortar el Supremo-. O la propia participación en campaña electoral. Así, hasta el indulto que el Gobierno ya anticipa, pese a todos los informes contrarios, la falta de arrepentimiento de los condenados y sus llamadas a la reincidencia.

«LO VOLVEREMOS A HACER».

Desde el primer día los políticos del procés no sólo no se han arrepentido por los delitos cometidos, sino que han hecho ostentación de orgullo por sus actos y han anunciado que están dispuestos a reincidir. Cuixart hizo famosa la frase de «lo volveremos a hacer», que se ha convertido en un lema recurrente del independentismo y en un mensaje central en la reciente campaña catalana. La ley del indulto no exige arrepentimiento pero sí se considera un factor ético relevante para conceder el perdón. Pues nadie da libertad a quien anuncia que volverá a cometer un delito.

NO LO PIDEN ELLOS.

Los presos se han negado a solicitar en primera persona los indultos para secundar su estrategia de negación del daño y de la legitimidad de las condenas. Así que lo han hecho de manera interpuesta por abogados, entidades y otras personas. Entre septiembre y octubre de 2020 se recibieron 12 comunicaciones adjuntando diversas solicitudes respecto a todos los condenados. Las hay de los sindicatos UGT CCOO para Bassa; de varios ex presidentes del Parlament de Cataluña para Forcadell; y de un grupo de abogados y de una fundación para todos los demás.

PRIVILEGIOS EN LA CÁRCEL.

En sus tres años y medio en la cárcel han vivido como presos VIP en una estancia en Lledoners envuelta en la polémica. EL MUNDO desveló el cúmulo de privilegios que disfrutaban JunquerasTurullFornRullRomevaSànchez Cuixart por parte de los autoridades penitenciarias catalanas: movimientos con libertad dentro del centro, recibir un buen número de visitas diarias -hasta más de 50 en algunos casos-, comer platos caseros o poder ser examinados por médicos privados. A esto, denunciado por sindicatos y varios informes internos, hay que sumar un trato complaciente expresado en el día a día para hacer más agradable y fácil su vida en la prisión. Valga de ejemplo la fiesta de cumpleaños con pasteles y bebidas en el patio para acompañar la celebración del aniversario de Sànchez mientras el resto de los reclusos estaban a esa misma hora encerrados en sus celdas.”