Alfaz del Pi

El clamor en defensa del trasvase del Tajo al Segura toma las calles de Madrid

Los regantes reclaman al Gobierno que reconsidere el recorte previsto en la transferencia de agua a los campos alicantinos

Numerosos artistas españoles defienden el trasvase Tajo-Segura contra los recortes del Gobierno

D. A.

ALICANTE 

Actualizado

Cerca de 1.500 vehículos que han viajado desde Alicante, Murcia y Almería, entre ellos quince camiones y varios autobuses, recorrieron este lunes las calles de Madrid en defensa del trasvase Tajo-Segura. “Nos estáis ahogando y no con agua”, han advertido los manifestantes.

La manifestación, convocada por el Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Seguro (SCRATS), ha arrancado sobre las 13.00 horas desde Ifema Madrid, donde han quedado retenidos más de 150 camiones por la Policía Nacional por incumplir las condiciones de la solicitud de convocatoria de la caravana de vehículos hasta la sede del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico.

La marcha, impulsada bajo el lema ‘En el Levante, sin el trasvase, desierto y paro’, ha recorrido el Paseo de la Castellana con el objetivo de pasar frente a la sede del Ministerio y reclamar a la ministra Teresa Ribera que reconsidere su posición de reducir el volumen transferible en el Trasvase Tajo-Segura (cuando esté en nivel 2) y al mismo tiempo aumentar los caudales ecológicos en parte del Tajo porque puede suponer un golpe de “consecuencias impredecibles” para la agricultura del Levante.

La larga cola de vehículos que han circulado por el Paseo de la Castellana estaba encabezada por un trailer de color negro que, portando varias banderas de España y pancartas, no ha dejado de tocar la bocina como protesta.

“El trasvase Tajo-Segura genera más de 100.000 puestos de trabajo; Si nos lo quitan nos matan de hambre; En el Levante pagamos el agua más cara de toda Europa; El Levante necesita agua del Trasvase”, han sido algunas de las consignas que han coreado los asistentes.

Entre los vehículos que han recorrido las calles de la capital de España, ha destacado una furgoneta negra adornada con pegatinas del ‘Equipo A’. “Aquí está el ‘Equipo A’ defendiendo el trasvase Tajo-Asegura”, coreaban desde el interior del vehículo.

Previamente, frente a la puerta del Ministerio se han concentrado durante alrededor de 3 horas decenas de personas, que han esperado a la llegada de la caravana ataviados con camisetas azules y portando banderas de distintos países europeos, así como diversas pancartas.

Menos trasvase igual a más consumo energético; Si nos quitan el trasvase vacían nuestras despensas; Adiós a la huerta de Europa; o Sin agua en el Levante, supermercados vacíos”, han sido algunos de los lemas que se han podido leer en las pancartas de los asistentes, que no han cesado de hacer ruidos con platos.

Después de dos horas de protestas, algunos miembros de SCRATS han hecho una sentada frente al Ministerio portando varias calabazas y golpeando con insistencia platos para defender el trasvase Tajo-Segura.

Antes del paso de la concentración motorizada, el presidente de SCRATS, Lucas Jiménez, ha avisado de que los regantes lo tienen “claro” y han llegado ya al “punto de inflexión” después de acudir “muchas veces” a plantear sus reivindicaciones en Madrid, de modo que asegura que no van a parar y se manifestarán en el futuro, a no ser que el Ejecutivo cambie de postura.

En declaraciones a los medios de comunicación, el representante de los regantes alerta de que el golpe que les “pretende” dar el Gobierno tiene “consecuencias impredecibles”, porque plantea reducir en un 45 por ciento los caudales “mínimos y ridículos” que se están enviado a las regiones de Alicante, Murcia y Andalucía.

“Es una locura”, insiste Jiménez que advierte de que esta decisión de la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, puede suponer “el fin de la agricultura del Levante” y reducir en un 44% las frutas y hortalizas que se producen en España y que van a parar también al resto de Europa.

“Hemos venido a pedir que nos dejen subsistir y al mismo tiempo a reivindicar un modo de vida muy honrado que es la agricultura”, ha solicitado el presidente de SCRATS.

Los regantes han estado acompañados en su protesta por, entre otros, Teodoro García Egea y Fernando López Miras, en representación del Partido Popular; o de Javier Ortega Smith e Iván Espinosa de los Monteros, por parte de Vox.

Para el secretario general del PP, el Gobierno convierte “todo lo que toca” en “caos” y en “enfrentamiento”, por lo que le ha pedido al Ejecutivo que escuche a los regantes y se mantenga en el consenso alcanzado entre “todas” las fuerzas políticas de las comunidades autónomas afectadas en 2013 con la adopción del Memorandum del trasvase Tajo-Segura.

García Egea ha calificado de “honor” estar en la calle con los agricultores que cada mañana se levantan “muy temprano” para que todos los españoles tengan productos frescos en su mesa.

“Mientras Sánchez piensa en la España de 2050, los agricultores no van a tener hoy con qué regar. La España de 2050 de Sánchez propone no comer carne y no regar los campos, esa es la única propuesta que hemos recibido del gobierno socialista”, ha cuestionado.

En la misma línea, el presidente de la Región de Murcia, que ha permanecido junto a los regantes durante más de 3 horas hasta la llegada de la manifestación de vehículos, ha calificado de “inadmisible” e “inaceptable” que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cambie las reglas del trasvase Tajo-Segura sin escuchar a los afectados, que calcula en unos 2,5 millones de españoles, no solo regantes, sino los ciudadanos que depende de este agua para su consumo.

Tras la manifestación, el director general del Agua del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teodoro Estrela, ha negado que el Gobierno quiera poner “fin” al trasvase Tajo-Segura, sino que por el contrario pretende darle mayor estabilidad, de modo que a lo largo del ejercicio sus beneficiarios tendrán la misma cantidad pero repartida de otra manera.

Estrela ha manifestado en declaraciones a Europa Press que “la propuesta” para modificar las reglas del trasvase “en ningún caso” pone fin a esta transferencia hídrica.

Por el contrario, insiste en que “lo que pretende es justo lo contrario” que es dar “mayor estabilidad” a esta transferencia. El objetivo del Gobierno, según ha explicado es “evitar que, como ocurre ahora”, el sistema se encuentre más de la mitad del tiempo en situación excepcional, donde la cantidad de agua a trasvasar se reduce, o en situación de trasvase nulo. En definitiva, prevé que con la modificación que plantea el MITECO se busca “evitar” que como en 2017, durante once meses seguidos el trasvase fue de cero hectómetros