Alfaz del Pi

La banca extrema la cautela ante la recuperación de la vivienda

La vivienda nueva está digiriendo mejor la crisis
La vivienda nueva está digiriendo mejor la crisis – RAFAEL CARMONA

El BCE advierte de la sobrevaloración que vivEn los pisos en algunos países de la UE

Guillermo GinésGuillermo Ginés

RMADRID Actualizado:22/05/2021

NOTICIAS RELACIONADAS

Antes de que se produjese la crisis de 2008, la vivienda parecía una apuesta segura. Un refugio en tiempos de incertidumbre que, según los expertos, nunca dejaría de revalorizarse. Pero entonces la burbuja estalló, la vivienda se desplomó a mínimos históricos y arrastró en su caída a todo el sistema financiero.

Desde entonces, los bancos miran con recelo al ladrillo. Incluso cuando la recuperación económica se intuye a la vuelta de la esquina, como ahora. El último informe de estabilidad financiera del Banco Central Europeo (BCE) señala directamente al sector residencial, al advertir que si bien el crecimiento de los precios «sigue siendo boyante», los riesgos de una corrección «son elevados». Sobre todo por la alta sobrevaloración que

 existe en determinados mercados.

Tal y como explica el supervisor bancario, el precio de la vivienda repuntó un 5,8% durante el último trimestre de 2020 en Europa. Mientras la economía del Viejo Continente se veía arrastrada por la segunda y la tercera ola del coronavirus, los pisos mantenían su pujanza. Una tendencia que ha arrastrado al mercado hipotecario, que ha crecido con fuerza en los últimos meses.

Los economistas de CaixaBank Research, Judit Montoriol e Imelda Esteban, explican a ABC que la concesión de hipotecas alcanzó en marzo máximos de la última década, ya que se concedieron préstamos por valor de 5.500 millones de euros, cifra que supone el mayor volumen mensual desde 2010. «Esta cifra récord consolida la recuperación registrada por este segmento del crédito desde el levantamiento de las restricciones desde el verano pasado y refleja la disposición del sector a satisfacer la demanda de nuevos préstamos, que además, se espera que siga creciendo en los próximos meses», aseguran.

La resiliencia del sector inmobiliario español, según los expertos de CaixaBank, se explica por varios factores: por un lado el «bajo endeudamiento inicial de los hogares, que se ha visto favorecido con el despliegue de una batería de instrumentos que ha permitido un sostenimiento de las rentas de las familias». Y además, «el entorno de bajos tipos de interés incrementa el atractivo inversor del sector inmobiliario».

El propio BCE reconoce, además, que el parón de la construcción ha agravado los problemas de oferta que ya había en algunos países antes de la crisis. «Los promotores están esperando para rebajar sus precios, conscientes de que no hay mucha oferta donde elegir entre los compradores de vivienda nueva», explican desde el sector.

¿Hay motivos para la preocupación? Según los expertos, en España por ahora no; en algunos países de Europa, sí. En Alemania, el BCE percibe una sobrevaloración de la vivienda superior al 20%. En Francia, cercana al 10%. En España, en cambio, se mantiene en torno al 5%. «A nivel agregado no se observan señales preocupantes, aunque también hay que matizar que la crisis ha impactado en mayor medida a los trabajadores con contratos temporales o los jóvenes», explican desde CaixaBank.

El fin de los ERTE

«Actualmente no habría indicios de sobrevaloración en este mercado respecto a un nivel de equilibrio, calculado bajo distintas metodologías, si bien el moderado volumen de transacciones durante 2020 y el aumento de la dispersión que muestran los indicadores motivan cierta cautela», explicaba en su último informe de estabilidad financiera el Banco de España.

El consejero delegado de Sociedad de Tasación, Juan Fernández-Aceytuno, hace referencia a que en el informe del BCE el mercado español «sale bien parado, con una tasa de sobrevaloración muy baja». Eso sí, también advierte del impacto que puede tener en el sector una hipotética subida de los tipos de interés, que «encarecería los préstamos y presionaría el endeudamiento de los hogares».

Además, los ERTE, que han sostenido a las familias españolas durante la crisis, decaerán antes o después. Aceytuno confía en que cuando ese momento llegue «se enlazará con la consolidación de la recuperación económica». «Aunque las hipotecas están creciendo, los bancos han extremado su prudencia y los requisitos que solicitan».

Idealista coincide en este diagnóstico, y además hace referencia al hecho de que el 50% de los préstamos que se firman estén referenciados ya a tipos fijos. «Esto permite cierta protección a las familias», destacan desde el portal inmobiliario, en el que también aseguran que «los precios ahora no están inflados como lo estaban en 2007». Más de una década después, el recuerdo de la burbuja inmobiliaria sigue muy vivo.


ECONOMÍA

La vivienda nueva está digiriendo mejor la crisis
La vivienda nueva está digiriendo mejor la crisis – RAFAEL CARMONA

La banca extrema la cautela ante la recuperación de la vivienda

El BCE advierte de la sobrevaloración que vivien los pisos en algunos países de la UE

Guillermo GinésGuillermo Ginés

MADRID Actualizado:22/05/2021 

NOTICIAS RELACIONADAS

Antes de que se produjese la crisis de 2008, la vivienda parecía una apuesta segura. Un refugio en tiempos de incertidumbre que, según los expertos, nunca dejaría de revalorizarse. Pero entonces la burbuja estalló, la vivienda se desplomó a mínimos históricos y arrastró en su caída a todo el sistema financiero.

Desde entonces, los bancos miran con recelo al ladrillo. Incluso cuando la recuperación económica se intuye a la vuelta de la esquina, como ahora. El último informe de estabilidad financiera del Banco Central Europeo (BCE) señala directamente al sector residencial, al advertir que si bien el crecimiento de los precios «sigue siendo boyante», los riesgos de una corrección «son elevados». Sobre todo por la alta sobrevaloración que existe en determinados mercados.

Tal y como explica el supervisor bancario, el precio de la vivienda repuntó un 5,8% durante el último trimestre de 2020 en Europa. Mientras la economía del Viejo Continente se veía arrastrada por la segunda y la tercera ola del coronavirus, los pisos mantenían su pujanza. Una tendencia que ha arrastrado al mercado hipotecario, que ha crecido con fuerza en los últimos meses.

Los economistas de CaixaBank Research, Judit Montoriol e Imelda Esteban, explican a ABC que la concesión de hipotecas alcanzó en marzo máximos de la última década, ya que se concedieron préstamos por valor de 5.500 millones de euros, cifra que supone el mayor volumen mensual desde 2010. «Esta cifra récord consolida la recuperación registrada por este segmento del crédito desde el levantamiento de las restricciones desde el verano pasado y refleja la disposición del sector a satisfacer la demanda de nuevos préstamos, que además, se espera que siga creciendo en los próximos meses», aseguran.

La resiliencia del sector inmobiliario español, según los expertos de CaixaBank, se explica por varios factores: por un lado el «bajo endeudamiento inicial de los hogares, que se ha visto favorecido con el despliegue de una batería de instrumentos que ha permitido un sostenimiento de las rentas de las familias». Y además, «el entorno de bajos tipos de interés incrementa el atractivo inversor del sector inmobiliario».

El propio BCE reconoce, además, que el parón de la construcción ha agravado los problemas de oferta que ya había en algunos países antes de la crisis. «Los promotores están esperando para rebajar sus precios, conscientes de que no hay mucha oferta donde elegir entre los compradores de vivienda nueva», explican desde el sector.

¿Hay motivos para la preocupación? Según los expertos, en España por ahora no; en algunos países de Europa, sí. En Alemania, el BCE percibe una sobrevaloración de la vivienda superior al 20%. En Francia, cercana al 10%. En España, en cambio, se mantiene en torno al 5%. «A nivel agregado no se observan señales preocupantes, aunque también hay que matizar que la crisis ha impactado en mayor medida a los trabajadores con contratos temporales o los jóvenes», explican desde CaixaBank.

El fin de los ERTE

«Actualmente no habría indicios de sobrevaloración en este mercado respecto a un nivel de equilibrio, calculado bajo distintas metodologías, si bien el moderado volumen de transacciones durante 2020 y el aumento de la dispersión que muestran los indicadores motivan cierta cautela», explicaba en su último informe de estabilidad financiera el Banco de España.

El consejero delegado de Sociedad de Tasación, Juan Fernández-Aceytuno, hace referencia a que en el informe del BCE el mercado español «sale bien parado, con una tasa de sobrevaloración muy baja». Eso sí, también advierte del impacto que puede tener en el sector una hipotética subida de los tipos de interés, que «encarecería los préstamos y presionaría el endeudamiento de los hogares».

Además, los ERTE, que han sostenido a las familias españolas durante la crisis, decaerán antes o después. Aceytuno confía en que cuando ese momento llegue «se enlazará con la consolidación de la recuperación económica». «Aunque las hipotecas están creciendo, los bancos han extremado su prudencia y los requisitos que solicitan».

Idealista coincide en este diagnóstico, y además hace referencia al hecho de que el 50% de los préstamos que se firman estén referenciados ya a tipos fijos. «Esto permite cierta protección a las familias», destacan desde el portal inmobiliario, en el que también aseguran que «los precios ahora no están inflados como lo estaban en 2007». Más de una década después, el recuerdo de la burbuja inmobiliaria sigue muy vivo.