Alfaz del Pi

La operación Azud pilla con el pie cambiado a PSOE y PP: del cordón sanitario a la reivindicación de Barberá

  • NOA DE LA TORR
  • Valencia

Actualizado

Los socialistas tratan de desvincularse de una época pasada e incluso de los dirigentes implicados mientras los ‘populares’ se ven sorprendidos en plena batalla por el legado de la ex alcaldesa

Agentes de la UCO durante un registro de la operación Azud.
Agentes de la UCO durante un registro de la operación Azud.

La segunda fase de la operación Azud, que investiga la presunta trama de corrupción urbanística con epicentro en el Ayuntamiento de Valencia de la ex alcaldesa Rita Barberá, ha pillado con el pie cambiado tanto al PP como al PSOE, ambos con dirigentes implicados de lleno en el caso. Mientras la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) continuaba este lunes con los registros en busca de pruebas -esta vez, en el área de Urbanismo, Agua o Patrimonio del consistorio-, los dos partidos trataban de sobreponerse a una operación policial que vuelve a poner en primer plano la corrupción y que ha acabado, ante el riesgo de fuga y de destrucción de pruebas, con el ya ex subdelegado del Gobierno en Valencia, Rafa Rubio (PSPV-PSOE), y con el antiguo vicealcalde de Valencia y mano derecha de Barberá, Alfonso Grau (PP), entre rejas. Junto a ellos, el señalado por estar en el centro de la trama, el constructor Jaime Febrer, entre otros empresarios y políticos.

Aunque las diligencias que lleva a cabo el Juzgado número 13 de Valencia están declaradas secretas, se investiga el posible cobro de comisiones ilegales relacionadas con operaciones urbanísticas y adjudicaciones de contratos en el Ayuntamiento de Valencia -aunque no solo- y que se habrían realizado entre los años 2004 y 2011.

Thank you for watching

De hecho, la documentación incautada por los agentes en el registro de ayer en las dependencias de Urbanismo, donde era funcionario el propio Rubio, se refiere a operaciones realizadas a partir de 2005. La vicealcaldesa socialista de Valencia, Sandra Gómez, puntualizó que las pesquisas se centran en «proyectos de la anterior legislatura». En concreto, una de las operaciones bajo sospecha tiene que ver con la compra de terrenos en el llamado PAI del Grao, que sirvió luego para albergar el malogrado circuito de Fórmula 1.

En el caso de los socialistas valencianos, fuentes del partido no ocultaron el «shock» en el que se encuentra la formación liderada por Ximo Puig, tras años denunciando los casos de corrupción que afectaban al PP. Hoy es un histórico dirigente del PSPV como Rubio quien está acusado de recibir dinero de la trama a cambio de su silencio. Eso sí, hay quien se ha apresurado a recordar que Rubio fue puesto en la Delegación del Gobierno por el ministro José Luis Ábalos, quien no comulga precisamente con la corriente ximista afín al presidente de la Generalitat. Desde el partido se busca ahora levantar un cordón sanitario subrayando que la época en cuestión nada tiene que ver con el PSPV actual, pues también figura entre los investigados el histórico responsable de sus finanzas, Pepe Cataluña, sin cargo desde 2004.Más en El MundoIsrael responde a Bella Hadid tras su apoyo a Palestina: “Debería darte vergüenza”David Bisbal no participará en el concierto homenaje a Álex Casademunt

Sin embargo, otro de los detenidos en el marco de la operación Azud, el jefe de los servicios jurídicos de la empresa pública Divalterra -dependiente de la Diputación de Valencia-, fue confirmado este lunes en su cargo. El presidente de la Diputación, el socialista Toni Gaspar, dejó claro ayer que la disolución de Divalterra -envuelta en todo tipo de polémicas desde sus inicios como Imelsa- «sigue su curso» al margen de la detención de José Luis Vera.

En cuanto al PP, que entonces gobernaba en el Ayuntamiento, Azud ha llegado en el peor momento: en plena reivindicación del legado de la ex alcaldesa por parte de quien está llamado a coger las riendas del partido en breve, Carlos Mazón. «No contribuiré a la estigmatización de la mejor alcaldesa», señalaba, consciente de que recuperar la Alcaldía pasa por volver a atraer a los incondicionales de Barberá.