Benidorm

La causa de Zaplana encara su recta final tres años después


BENIDORM

 DIARIO DIGITAL PUNTA CANFALI ON  • ( DEJA UN COMENTARIO )

El objetivo es finalizar la instrucción antes de que acabe este año tras aclarar el entramado societario

EFE/E.D.

València | 17·05·21 

Eduardo Zaplana. EFE

El caso Erial, en el que se investiga a Eduardo Zaplana y a varios de sus colaboradores por el supuesto cobro de sobornos, afronta este 2021 su fase final, tras el esclarecimiento del entramado societario que se pudo usar para ocultar los fondos y cuando se cumplen, este mes de mayo, tres años desde que el expresidente y exministro fuese detenido.

Aunque todavía quedan pendientes varias declaraciones relacionadas con las últimas imputaciones, la intención es finalizarla este mismo año.PUBLICIDAD

Thank you for watching

El exdirigente del PP fue detenido el 22 de mayo de 2018 y puesto en libertad el 7 de febrero de 2019, aunque, de esos 259 días, 51 los pasó en el Hospital La Fe de València, asistido de varias dolencias consecuencia de la leucemia que padece desde 2015.

En el caso Erial figuran como imputados, además de Zaplana, el también expresidente de la Generalitat José Luis Olivas, el exconseller Fernando Castelló, la exdiputada del PP Elvira Suanzes y empresarios como Francisco Pérez López, representante de una gasolinera y posible testaferro, y Saturnino Suanzes, abogado y posible gestor de fondos «b» y hermano de la citada exdiputada autonómica. También la mujer de Zaplana, Rosa Barceló; su hija María, su yerno Luis Iglesias y su secretaria Mitsuko.

Sobre Zaplana y la mayor parte de procesados pesan las acusaciones de cohecho, blanqueo de capitales, malversación y prevaricación. El foco está puesto sobre las adjudicaciones de las ITVen 1997 y sobre el plan eólico en 2011. El caso se abrió para investigar el supuesto cobro de 10,5 millones en comisiones.

Las últimas pesquisas han permitido a los investigadores reconstruir la estructura societaria de la que supuestamente se sirvieron los investigados para ocultar los fondos provenientes de sus mordidas. La Guardia Civil ha hallado rastro de unos 9 millones que estuvieron en depósitos en Luxemburgo y posteriormente fueron transferidos a cuentas de Andorra tituladas por testaferros de Zaplana.