Alfaz del Pi

“La vacuna española, a diferencia de las actuales, sí que evitará contagios”

LO ÚLTIMO DEL CORONAVIRUS

DirectoDirectoÚltima hora del coronavirusComparativaComparativaDiferencias entre vacunasRestriccionesRestriccionesFin del estado de alarmaMadridMadridBuscador de zonas confinadasNewsletterNewsletterRecibe las noticias destacadas del díaENTREVISTA Enrique Cordero, capitán médico del Ejército

  • JANDRO ROURESCastellón

Actualizado 

Enrique Cordero, doctor en Medicina y Cirugía, es capitán médico del Ejército. Elogia la labor de dicha institución en la pandemia y explica que la vacunación no acaba con el virus pero sí lo minimiza

Enrique Cordero es capitán médico del Ejército
Enrique Cordero es capitán médico del Ejército

Doctor en Medicina y Cirugía, médico de Atención Primaria, especializado en Prevención de Riesgos Laborales y Medicina Legal, además de experiencia en Microbiología, el capitán médico Enrique Cordero (Ceuta, 1960) analiza cuál ha sido el papel del Ejército en la lucha contra la pandemia y aborda de forma exhaustiva cuáles son los beneficios de unas vacunas que reducen los síntomas y la gravedad de la enfermedad pero no evitan que haya contagios. «No son vacunas esterilizantes como será la española, que sí reduce contagios».

¿Qué diferencia hay entre un médico militar y uno civil? La medicina militar, en tiempos de paz, es similar a la medicina civil. El desempeño profesional en materia médica, también lo es. Tal es así que existe coordinación del Ejército con Cruz Roja, hospitales civiles y centros de salud. En la medicina de guerra, hay que compaginar los conocimientos médicos y no médicos, con habilidades como son la improvisación, intuición e imaginación. Se realizan técnicas que no se harían en tiempos de paz, por ejemplo, coger una vía en hueso, verbigracia el esternón, en vez de en vena; intubar (poner vía aérea), a un soldado herido en el suelo en un ambiente de fuego cruzado. Es decir, hacer una buena medicina en escenarios poco propicios para ello. Además, hay que tener un buen estado físico, ser decidido, flexible y capaz de adaptarse a cualquier situación, estar preparado para viajar y trabajar en horarios poco habituales. Combinar estos aspectos con entrenamiento e instrucción, van forjando el carácter militar necesario para desempeñarse con eficiencia como médico militar.Un año después del inicio de la pandemia, muchos ciudadanos tenemos grabada la imagen de la UME desinfectando calles y residencias de mayores, ¿qué papel ha tenido el Ejército en la pandemia?En mi opinión, la labor de la UME (Unidad Militar de Emergencia) ha ejercido un papel fundamental en la sociedad civil. Ha sido punta de lanza enseñando el buen hacer, un óptimo ejemplo de apoyo y solidaridad manifiesta. Se puede decir que ha contribuido a que la sociedad conozca y quiera más al militar.¿Cómo ha afectado la Covid-19 a la plantilla militar? ¿Ha habido muchos contagios?Nadie se escapa en esta pandemia que ha dejado y sigue dejando a muchos en el camino. Para llegar al éxito del control del Covid-19, además de las medidas de protección preventivas y la vacuna, hacen falta disciplina y honestidad para declararse como posible infectado y someterse a la cuarentena. En la escuelas y cuarteles así se actúa por el bien común. Además, no cabe duda que las medidas preventivas como son ponerse la mascarilla, desinfección de manos, distancia de seguridad, desinfección de la silla y parte de la mesa utilizada después de cada comida, evitar espacios cerrados y éstos bien ventilados, uso de test de antígenos, anticuerpos, PCR, reducción del número de soldados en las estancias donde pernoctan,…, forman parte del día a día. La actuación, después de ser estudiada, se ejecuta con un rigor exquisito. Todo ello hace que se minimicen los riesgos, se eviten bajas humanas y esté bien controlada la situación. En Castellón ya no tenemos militares, sólo queda la Delegación de Defensa, pero los militares también estuvieron en la provincia durante la pandemia, ¿hasta qué punto fue necesaria su labor? El Ejército ha sido punta de lanza en el adoctrinamiento del cómo y lo que hay que hacer en este escenario de pandemia. Ha contribuido a dar confianza y, por consiguiente, a reducir el miedo de la sociedad en el manejo de esta situación.¿Qué labor ha desempeñado usted como médico durante la pandemia?De ayuda voluntaria y apoyo médico como Capitán Médico Reservista Voluntario.¿Debería colaborar el Ejército con la sanidad pública en esta etapa, como ya lo ha hecho como rastreadores de contagiados?Diría que cualquier ayuda es en vano mientras la sociedad no cambie y sea más respetuosa y responsable con las normas haciendo uso del sentido común. Creo que de la primera ola no somos responsables, y de la segunda, no aprendimos.Cómo médico, ¿está confundida la población en cuanto al efecto que supone vacunarse?Sí. Las vacunas contra la Covid-19 reducen el riesgo de que éste cause síntomas y tenga consecuencias para la salud. Reduce el número de enfermos que precisan UCI y por lo tanto el número de decesos. No es una vacuna esterilizante que sí reduce el número de contagios y es lo que se espera de la futura vacuna española prevista para finales del presente año.¿Para qué sirven las vacunas? ¿Nos inmunizan?La eficacia de las vacunas anti-Covid-19 hace referencia a la enfermedad leve o moderada evitando la grave, el ingreso en UCI o la muerte pero, no así la infección y el contagio. Protege de los síntomas a los grupos que corren más riesgo de presentar síntomas graves de la Covid-19, como los profesionales de la salud, los ancianos y las personas vulnerables como son los mayores de 60 años, personas con hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedades pulmonares crónicas, cáncer, inmunodeficiencias.