Alfaz del Pi

Pablo Casado: “Hay un cambio de ciclo imparable. El tiempo de Pedro Sánchez se ha acabado con la reunificación del centroderecha”

ENTREVISTA Presidente del PP

El presidente del PP tiene claro que a su formación “no le va a echar un pulso un partido como Vox, que no gobierna nada”

Pablo Casado, en un momento de la entrevista.
Pablo Casado, en un momento de la entrevista.

PREMIUM

Ver 61 comentarios

El presidente del PPPablo Casado, cree que la victoria de Isabel Díaz Ayuso en Madrid ha cambiado el panorama político en España. Eufórico por el 4-M, se reafirma en su estrategia de reunificar el centroderecha absorbiendo el voto de Ciudadanos y distanciándose de Vox.

ESTADO DE ALARMA

Ha decaído el estado de alarma. ¿Están las autonomías preparadas para contener el virus? ¿Puede haber cierto caos jurídico?Están preparadas porque han dado la cara y están gestionando cuando Pedro Sánchez se ha ocultado, pero la verdad es que no tienen herramientas legales, como venimos reclamando hace un año. Yo creo que ya es puro empecinamiento de Sánchez: no hace un plan B porque lo hemos planteado nosotros. Sánchez, en privado, me dijo que se lo iba a plantear, y Carmen Calvo y Juan Carlos Campo lo aceptaron. No entiendo por qué no lo hacen, sinceramente. Si Sánchez quiere, el PP le dará los votos y en 15 días podríamos tener un marco jurídico contra la pandemia.¿Responsabiliza a Sánchez de una posible nueva ola por no darles esos instrumentos legales a las comunidades autónomas?Esto le puede reventar en la cara. Ya les ha quedado muy claro a los españoles que si Sánchez no hace un plan B jurídico y hay una oleada en la que las autonomías no puedan tener herramientas jurídicas, él será el único responsable de todo lo que pase. Y va a tener responsabilidades, por mucho que la Fiscalía tumbe las querellas de pacientes, de médicos y de familiares de fallecidos. Este Gobierno va a tener que responder ante la justicia y también ante una comisión parlamentaria. Es lo mínimo, con 125.000 fallecidos. Si hay un brote en una localidad y no se puede contener rápidamente, será una grave irresponsabilidad causada por la arrogancia patológica de Sánchez. El virus ha venido para quedarse y no sabemos cómo van a mutar las cepas, o si va a haber que vacunarse anualmente. Por tanto, necesitamos una regulación de pandemias.https://432092165ef79647a70bf2849ffb869a.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.htmlAlgunas comunidades del PP plantearon la posibilidad de ampliar el estado de alarma, como mal menor. ¿Por qué Génova les hace oposición en esto?No, no. Ninguna de las autonomías del PP ha considerado aumentar el estado de alarma.El presidente de Andalucía, Juanma Moreno, dijo que si la incidencia seguía alta había que alargar el estado de alarma “al menos un mes” y que usted y él discrepaban en eso porque no son “gemelos”. Y Alberto Núñez Feijóo planteó alargar la alarma como “solución menos mala”.Insisto. Yo he hablado con todos esta semana y las comunidades del PP han tenido un criterio conjunto. Ha habido disparidad de medidas, porque hay disparidad en el envejecimiento, en la incidencia de contagio o en la capacidad hospitalaria, íntimamente asociada a la dispersión poblacional y geográfica, como en Castilla y León.Precisamente en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco propuso buscar “otro estado de alarma con otras circunstancias y peculiaridades”. ¿No ha habido cierta confusión para el electorado del PP en esto? Usted lo niega, pero la hemeroteca está ahí.Yo no sé de qué época es esa hemeroteca. Cuando se quita el estado alarma, la posición es homogénea y de resistencia ante lo que está haciendo el Gobierno. El combate de la pandemia ha planteado dos modelos: el de gestión del PP y el modelo de un Gobierno cobarde con un presidente a la fuga que ha hecho la peor gestión del mundo, según la Universidad de Oxford. El responsable único es Sánchez.Isabel Díaz Ayuso ha ganado con claridad en Madrid tras ser muy beligerante contra Sánchez y obviando al candidato regional del PSOE. ¿Esa victoria es extrapolable a nivel nacional?Ahora la gente ve que hay una alternativa y ya no se cree a Sánchez, que es como los magos de verbena a los que se le ven todos los trucos. Y eso es lo que ha hecho que haya una implosión de la ilusión y la esperanza de la gente, al ver que hay una alternativa que sabe gestionar. Ya no sólo decimos “qué bien lo hicieron en el Gobierno de Aznar o de Rajoy en materia sanitaria y económica”. Es que ahora ha venido una nueva generación: Ayuso, José Luis Martínez-AlmeidaJuanma MorenoJorge Azcón, alcalde de Zaragoza… También mi generación sabe gobernar, aunque me criticaron tanto por nombrarlos. Creo que el tiempo de Sánchez se ha acabado. Si la reunificación se consolida, la victoria será imparable.¿De verdad cree que la legislatura está vista para sentencia?Hay un cambio de ciclo que es imparable. La reunificación de la derecha ha coincidido en Madrid y creo que es la clave para que ahora podamos ganar a Sánchez uniendo los votos.Ayuso representa, según usted, el «PP de siempre», capaz de ir al toro en cualquier batalla. ¿A partir de ahora vamos a ver un Casado más como el de 2018?Bueno, al Casado de siempre. Me enfrenté a Salvador Illa cuando intentó imponer un estado de alarma en Madrid. Yo mismo fui al Hospital de Ifema o al Zendal a apoyar a Ayuso cuando todo el mundo la criticaba. Yo mismo he ido a los hoteles medicalizados en Madrid o a los colegios, cuando se decidió el cierre. La libertad que se votó el 4-M en Madrid es la de mi discurso de siempre: libertad individual, libre mercado y propiedad privada, estado de derecho, unidad de la nación e igualdad de oportunidades. Ahora veo que mis cinco pilares tienen cierto espacio en la opinión pública; ahora creo que la gente nos va a escuchar.Tras el 4-M, ¿el PP se va a ‘ayusizar’, en el sentido de primar en la renovación territorial a perfiles más combativos con Sánchez?Siempre nos reímos de eso Isa y yo. Ella dice que también se ha casadizado. Llevamos trabajando juntos 17 años. La primera vez que tuve el honor de ficharla fue en 2004. Siempre aposté por ella, por cierto, con las críticas unánimes de toda la opinión pública, incluso de mucha gente dentro del partido, porque no la conocían. Desde hace 30 años, el PP tiene muchos acentos y unos únicos principios, pero Isabel comparte una idea de la política muy parecida a la mía.¿En qué se diferencia Pablo Casado de Isabel Díaz Ayuso?Pues no lo sé. En que yo he nacido en Palencia [se ríe]. Tenemos una posición muy similar, pero sobre todo porque somos conscientes de que si nos unimos somos imparables. Y por eso ahora el cambio ha comenzado y no hay quien lo pare, porque hemos unido el centroderecha.¿Teme que Ayuso quiera dar el salto al liderazgo nacional?No. Hay que revisar la hemeroteca de mi defensa cerrada de Ayuso. Hasta hace seis meses, en absoluta soledad mediática e incluso en nuestra base.Tras la victoria del 4-M, ¿le pondrá algún pero a la candidatura de Ayuso para presidir el PP de Madrid?Los militantes tienen que decidir.Pero convendrá que si son los militantes los que votan, está claro que la presidenta del PP de Madrid será Ayuso, que ya ha arrasado en las urnas más allá de la militancia…Yo, como soy militante de Madrid, no debo hablar ni como presidente ni como afiliado. Está claro que he tenido buen ojo para nombrar candidatos.

Pablo Casado, en un momento de la entrevista.
Pablo Casado, en un momento de la entrevista.

VOX

¿Reparte el éxito del 4-M a medias?No hubiera sido posible sin la estrategia nacional que hemos mantenido estos dos años. En abril de 2019, ofreciendo España Suma. En noviembre de ese año, ofreciendo que nos presentáramos sólo a las circunscripciones en las que habíamos tenido representación. Luego, con los gobiernos de la libertad, en los pactos que hicimos con Cs sin incorporar a Vox. Y luego, en la moción de censura de Vox, dejando muy claro que el PP estaba en ese centro reformista, liberal, europeísta y constitucionalista con el que se fundó hace 30 años. Todo eso ha hecho que Cs se quede sin espacio y se eche en brazos de Sánchez. En Madrid, vemos que el PP recupera 35 escaños de Cs y del PSOE. Ni uno de Vox, que incluso crece un escaño. Por tanto, la estrategia de ir a por el centro es lo que justifica que ahora sí sumemos, porque con tres fuerzas [de derechas] contra dos [de izquierdas] jamás hubiéramos sido capaces de ganar. Ahora somos dos contra tres, porque la izquierda se ha fragmentado más. Claro que se puede ganar. Van a salir más encuestas diciendo que estamos por encima del PSOE.Pero, hoy por hoy, la realidad es que necesita a Vox en Madrid y que incluso en la mejor de las encuestas lo necesitaría para gobernar España. ¿Usted sigue pensando hoy que Vox es “parte del bloque de Sánchez, porque garantiza su victoria”, como dijo en la moción de censura de Abascal?Por la fragmentación del centroderecha, con más votos se sacan menos escaños. Si verdaderamente estamos en un momento de salvación nacional hay que unir todos los esfuerzos contra Sánchez, porque es el peor Gobierno que ha habido en democracia. Yo por eso nunca hablo de voto útil, hablo del voto necesario, e incluso hemos hablado de voto prestado de los socialdemócratas defraudados con Sánchez, como Joaquín Leguina o Nicolás Redondo. Aznar y Rajoy, para sacar mayoría absoluta, recibieron dos millones de votos de votantes socialistas. Quienes, para diferenciarse, no unen el voto para ganar al sanchismo acaban ayudando a Sánchez.En aquel discurso de la moción de censura de Abascal a Sánchez, usted también dijo que “o Vox o España”. Ahora que Ciudadanos languidece y que Vox es el único apoyo franco del PP para el futuro, ¿modularía esa afirmación?O cambiamos de gobierno o perdemos el país. En este caso, lo mejor para España es aglutinar esfuerzos para que se pueda ganar a Sánchez. Y eso es lo que yo expliqué en esa moción de censura. Necesitamos unir esfuerzos. Si nos creemos que nos va la vida en el cambio de gobierno, necesitamos optimizar esfuerzos. Necesitamos ya que llegue nuestra hora.En Madrid la estrategia de no confrontar con Vox ha funcionado. La duda es si usted sigue manteniendo que “o Vox o España”.Bueno, yo no he visto a Ayuso contestar a una moción de censura de Vox. Se nos echó un pulso para sustituirnos, se nos decía que éramos un partido “cobarde” y que iban a liderar la oposición e íbamos a acabar como la UCD. Conociendo a Isa [se ríe], seguro que ella habría contestado incluso con más vehemencia que yo, como lo hizo, por ejemplo, con su socio de gobierno, Ciudadanos. Al PP se le tiene que respetar. A nosotros no nos viene a echar un pulso un partido que no gobierna nada. Y ya está. ¿Eso quiere decir que yo ahora vaya a perder un solo minuto sobre Vox? No. ¿Yo he vuelto a hablar de Vox desde entonces? Sólo cuando me preguntan ustedes. Yo he seguido hablando de Sánchez, de Iglesias, de Bildu y de ERC, que son mis adversarios y ni siquiera son mis enemigos (menos Bildu).Entonces, ¿el PP nacional está cómodo con el apoyo externo de Vox al Gobierno de Madrid?Eso ya lo ha aclarado Isabel Díaz Ayuso. Ella tiene un proyecto que, ahora sí, puede desarrollar sin cortapisas y sin palos en las ruedas. Y eso es a lo que también aspiramos a nivel nacional. Y ya digo que no es imposible. Con esta victoria en la Comunidad de Madrid el ciclo político ha cambiado, y ahora mismo es imparable.¿No ha vuelto a hablar con Abascal desde entonces?Le mandé un mensaje cuando atacaron la tienda de su hermana y de su madre. Y los portavoces han tenido negociaciones sobre algunas iniciativas en el Congreso.Me refiero a ustedes dos.No, no hemos vuelto a hablar. No hemos vuelto a coincidir.¿Dónde se quiere situar el PP en su convención ideológica de otoño? ¿Quiere ensanchar las bases por el centro?Va a haber distintos matices. En las políticas de familia, habrá un tono más democristiano, en políticas de guerra cultural y de impuestos habrá un matiz más liberal, y en materia de política territorial habrá un matiz más conservador, porque eso es lo que es el PP. Y queremos contar también con referentes de otros espacios políticos que estén conformes con el PP. Se verán caras nuevas y atraeremos talento. Daremos un mensaje a los mercados y a Europa: en 10 consejos de ministros podríamos poner a punto España.Hablando de atraer talento sin carné, ¿el PP va a incorporar más cargos de Ciudadanos? ¿Le gustaría que Juan Carlos Girauta, Begoña Villacís o Marta Rivera de la Cruz siguieran el camino de Toni Cantó?Muchos de los referentes de Cs están reconociendo que hay mayor utilidad en la unión del centroderecha en torno al PP. Las puertas están abiertas a todos ellos, a personas como Nicolás Redondo o Joaquín Leguina, o a fundadores de Vox como González Quirós o Vidal Quadras. Son los que nos han intentado imitar los que tendrán que explicar qué beneficio ha traído el multipartidismo en España. Hay más independentismo que antes, hay más paro, hay más crispación social, hay peores pensiones. ¿A mí me van a dar lecciones los de la derecha de defensa de unidad nacional o de seguridad ciudadana contra la inmigración ilegal y la ocupación irregular de viviendas? No. ¿Me van a dar lecciones los del centro sobre regeneración o unidad nacional? No.¿Los puentes con Inés Arrimadas están rotos?No, me llamó para hablar de lo que había dicho Europa sobre la renovación el CGPJ, gracias a mi visita exprés en octubre a Bruselas. Los puentes no están rotos.¿El PP va a pactar la renovación del gobierno del Poder Judicial con el PSOE antes de verano?Las condiciones siguen siendo las mismas que en 2018. La única condición es reforzar la independencia judicial, y hasta ahora no la han aceptado. Ahora la novedad es que Europa nos lo exige, así que si Sánchez no acepta lo que le estamos pidiendo, pone en riesgo los fondos europeos. Yo ya no me fío del Gobierno, así que para que el PP vote la renovación, el PSOE tiene que comprometerse ante Europa y ante el Parlamento español a cambiar el modelo de elección y a volver a que los jueces elijan a los 12 vocales judiciales.Además, el juez De Prada debe salir de la ecuación…Es que eso es un fraude de ley. Que no entren jueces por turno de jurista es una de nuestras condiciones. Que no nos engañen más. No me voy a mover de esta petición: va a ser una bandera.¿Cómo ve la crisis interna del PSOE de Madrid y las tensiones en el PSOE de Andalucía?En Andalucía se va a ver que no había unión en el PSOE, sino que había una omertá por la apisonadora del poder. Pero ya se ve que ni Díaz, ni Page, ni Vara, ni Lambán coinciden en todo lo que dice Sánchez.¿Cómo valora el fin de la carrera política de Pablo Iglesias?Tanta paz lleve como descanso deja. Ha sido una mala experiencia en la historia política de España. El populismo sólo ha traído un revisionismo histórico suicida para la concordia nacional. Pero es que Sánchez es como Iglesias, pero sin coleta. Y a él le aviso de que su tiempo también ha pasado. Ahora no puede venir al PP a pedir que le salve en materia económica. Ya no, ahora tiene que aceptar el modelo del PP, porque una de cada cuatro personas en edad de trabajar está desempleada.

Pablo Casado, en un momento de la entrevista.
Pablo Casado, en un momento de la entrevista.

ECONOMÍA

Rechaza, por tanto, llegar a un pacto de Estado en economía con el PSOE. ¿Este cambio se debe a las nuevas subidas fiscales y a los peajes en las autovías?El único peaje caro en España que hay hoy es Sánchez. Anuncio que vamos a poner en marcha una ofensiva política, jurídica y social contra los peajes y contra los nuevos impuestos. Que no pretendan quemar España y que encima les regalemos el mechero. Ya está bien. No se pueden subir los impuestos a la contratación. Es como si una tienda no vende y sube los precios. Sánchez tiene que empezar por reducir los 22 ministerios y el enorme número de asesores que tiene.¿Y qué van a hacer las regiones del PP para contrarrestar esas subidas fiscales? ¿Habrá bajadas adicionales compensatorias?Creo que ya lo están haciendo. El problema es que, como el PSOE está en estado de alarma, vamos a ir ahora a una guerra cultural de izquierdas y vamos a volver a la naftalina radical de las políticas económicas fracasadas. Subirán los impuestos del diésel, la matriculación, la circulación, Patrimonio y Sucesiones… y claro que acabarán subiendo el IRPF. Pero, ¿cómo va a compensar Sánchez que la UE le pida una reforma laboral más intensa y Bildu le apoye los Presupuestos pidiendo la derogación de la reforma laboral del PP? ¿Cómo casa que el PNV le pida un incremento de las pensiones y la UE le pida que las estabilice? No coincidirá.El PP valoró en 2012 imponer peajes en las autovías públicas.Lo valoró… y lo rechazó, por las mismas razones por las que ahora mismo estamos diciendo que no puede gravarse a la economía productiva, en especial al sector del transporte y al turismo, cuando hay 300.000 autónomos en el alero. Ajústese el cinturón en otras cuestiones. Hay una alternativa, sabemos cómo hacerlo.¿Cómo?Estamos listos para gobernar. Lo haremos en tres meses. En 10 consejos de ministros rescataríamos la economía española: ley de unidad de mercado, ley de segunda oportunidad, una nueva ley que para atraer talento e inversiones internacionales, una nueva ley para hacer más eficiente y digital la Administración Pública, etcétera. Hay que hacerlo rápido, porque ellos incendiarían la calle.Usted ha acusado a Sánchez de “peronismo” de manera preventiva, a cuenta de los fondos europeos. ¿En qué se basa y cómo lo controlaría?Lo que está intentando Sánchez es un Plan E improductivo. Es un escrache al modelo del bienestar y un atentado contra la recuperación. Pedimos una agencia independiente para gestionar los fondos y que haya una bajada fiscal a costa de esos fondos, como ha propuesto Francia, y se flexibilice el mercado laboral con la mochila austriaca, como ha propuesto Polonia.¿El PP permitiría poner vacunas de AstraZeneca a los menores de 60 años para no tener excedente almacenado en los congeladores?Si es seguro, que todos los stocks acumulados se pongan. Mi plan es como el de Biden: “Vacuna en el brazo y dinero en el bolsillo”.¿Llegaremos al verano con un 70% de españoles vacunados? ¿Peligra la temporada turística?Ojalá fuera así, pero de Sánchez ya no me creo nada. Ya es un pato cojo. No se fían de él ni la UE, ni sus socios, ni sus barones. Que deje gobernar a los que sabemos hacerlo bien.