Alfaz del Pi

El padre de las niñas de Tenerife sobre el novio de 60 años de su ex mujer: “No quiero que ese viejo cuide de mis hijas”

  • Más

SUCESOS La investigación

Tomás Gimeno no aceptaba que sus hijas convivieran con el empresario belga que se había convertido en la nueva pareja de Beatriz

Olivia y Anna, las niñas desaparecidas.
Olivia y Anna, las niñas desaparecidas.

PREMIUM

  • GEMA PEÑALOSA

Actualizado Sábado, 8 mayo 2021 – 

Ver 24 comentarios

Tomás Gimeno le molestaba la idea de que sus hijas Anna y Olivia, de uno y seis años, convivieran con la nueva pareja de su ex mujer Beatriz, un próspero empresario belga que le dobla la edad. Tomás, que desapareció junto a las niñas la tarde-noche del 27 de abril tras no devolvérselas a Beatriz y advertirle de que no las volvería a ver, la amenazaba desde hacía meses con referencias a su nueva situación sentimental.

Le costó digerir la separación y más aún la aparición del novio de Beatriz, de 60 años. “No quiero que ese viejo cuide a mis hijas”, repetía, tal y como consta en las diligencias y ha podido saber este periódico. Esa frase, que se cronificó en el tiempo, es otra de las aristas fundamentales sobre las que descansa la investigación La madre de las niñas desaparecidas en Tenerife difunde este vídeo para conseguir información

—-

Los agentes intentan ordenar todos los elementos para dar forma a unas pesquisas que, desde el principio, se revelaron complicadas, ya que el caso corre el riesgo de convertirse en una gran incógnita por las dificultades que entraña: uno de los puntos de búsqueda es una zona del océano Atlántico con profundidades que oscilan entre los 400 y los 1.000 metros.

Beatriz, de 34 años, había comenzado a salir con su novio poco después de separarse de Tomás y trabajaba en la empresa propiedad de él, dedicada al ámbito agrícola.

En los últimos meses eran frecuentes los reproches de Tomás hacia ella por la edad de su pareja y por el hecho de que conviviera con las niñas, tal y como precisan las fuentes consultadas.

De hecho, el episodio de insultos y amenazas por parte del padre de sus hijas, que Beatriz estuvo a punto de denunciar el pasado diciembre -no lo hizo para evitar que le detuvieran, aunque la Guardia Civil siguió el caso de oficio-, estuvo relacionado con su nueva relación sentimental.

LA BÚSQUEDA EN EL MAR

La Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Tenerife continúa buscando a los tres desaparecidos y centra sus esfuerzos en el mar, donde Tomás se adentró con su barco la noche del martes después de transportar bultos y maletas desde su coche hasta la embarcación. A esa hora nadie vio a Anna y a Olivia.

Previamente, había estado con ellas alrededor de dos horas -desde las 19.30 horas- solo en su casa, tras pasar la tarde en el domicilio de sus padres. Debía haberlas entregado a su madre a las 21.00 horas, pero no lo hizo.

Cuando Beatriz le llamó alarmada por la tardanza, Tomás le dijo que no se las iba a devolver y que no las iba a volver a ver más. Ella se inquietó, pero en la recta final de esa misma conversación la tranquilizó y se despidieron con normalidad.

A las 21.30 horas, las cámaras del Puerto Marina de Tenerife grabaron cómo Tomás sacaba maletas y bultos de su coche y los cargaba en el barco. Iba solo. A las 21.50 horas se adentró en el mar.

MENSAJES DE DESPEDIDA

A las 23.30 horas, regresó a tierra y compró un cargador de móvil porque se había quedado sin batería. Lo enchufó en la garita del vigilante de seguridad y después volvió a poner rumbo a alta mar. Habló de nuevo con Beatriz de manera pausada. Ella dio por hecho que las niñas dormirían con su padre y que al día siguiente las vería de nuevo.

Durante la madrugada, Tomás envió mensajes a su familia y amigos que ellos interpretaron de despedida. Avisaron a Beatriz, que a las 06.00 horas del día 28 interpuso la denuncia en la Guardia Civil.

Los investigadores calificaron la desaparición de alto riesgo y han centrado la búsqueda en el océano -donde su barco apareció vacío y a la deriva-, la casa de Tomás -en la que han tomado numerosas muestras- y su vehículo. También estudian la ruta de su móvil y las de los barcos que esa noche estuvieron en la zona.