Alfaz del Pi

Pegas al cheque por jubilarse más tarde

PENSIONES

El pago único propuesto por Escrivá es mucho menos ventajoso que la opción de incrementar la pensión un 4%, concluye un estudio de la UV

FOTO: MANÉ ESPINOSA. UNA PAREJA DE JUBILADOS PASEANDO POR EL CENTRO DE BARCELONA
Unos jubilados paseando por el centro de Barcelona Mané Espinosa
Pegas al cheque por jubilarse más tarde

ALICIA RODRÍGUEZ DE PAZ

MADRID

Hace un par de semanas, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, trató de dar un empujón a la negociación sobre los cambios en el sistema público de pensiones exponiendo en el Congreso sus propuestas principales. Entre las medidas estrellas figuran nuevas herramientas para promover que los trabajadores sigan en el mercado laboral más allá de la edad legal de jubilación.

El grupo de investigación de pensiones y protección social de la Universitat de València (UV) ha analizado los incentivos diseñados en el plan Escrivá para fomentar el retraso de la jubilación y concluyen que la opción del cheque es mucho menos favorable que el plus en la nueva pensión del 4% por cada año demorado.

Según el informe, recibir 9.500 euros en un pago supone renunciar a 20.000 a lo largo del tiempo

Los investigadores, comandados por Enrique Devesa, comparan desde el punto de vista actuarial –evaluando lo aportado por el trabajador y lo recibido del sistema– la propuesta del incremento en la pensión y la de un pago único que, en función del importe de la prestación y los años cotizados, oscilará entre 4.790 y 12.000 euros. Los autores del análisis aclaran que no se pronuncian sobre la tercera alternativa del plan Escrivá, que combina los dos incentivos citados, por falta de momento de detalles.

“Las cuantías ofrecidas por el ministerio como pago único son muy inferiores a las que correspondería actuarialmente si se compara con la alternativa de cobrar anualmente un complemento adicional del 4% de la pensión”, sentencian.

El ministro Escrivá presentó el pasado lunes su propuesta en la comisión del Pacto de Toledo
El ministro Escrivá presentando su propuesta en la comisión del Pacto de Toledo Mariscal/Efe

Así, estiman, por ejemplo, que un trabajador con una pensión inicial de 30.500 euros y menos de 44,5 años cotizados que se inclina por el cheque de la Seguridad Social de 9.500 euros está renunciando a percibir a lo largo del tiempo 20.400 euros. En el caso de una trabajadora en las mismas circunstancias, supera los 24.000 euros.

La diferencia del pago único frente al plus del 4% es más elevada para las mujeres porque su esperanza de vida es mayor, aclaran. También constatan que es menos favorable, en términos absolutos y relativos, para los nuevos jubilados con prestaciones más altas.

Según los expertos

El aumento sobre la pensión debería aproximarse al 7%-8% por cada año de retraso

Según detalla el equipo de Devesa, los cálculos para un trabajador cuya edad legal de jubilación es de 65 años y decide retrasarla un año se basan en los supuestos de una revalorización de las pensiones estimadas del 1% al año, unos tipos de interés al 2% y las tablas de mortalidad del INE.

En su momento, el ministro Escrivá explicó que la Seguridad Social había realizado estudios de opinión sobre el retraso de la edad de jubilación y había detectado que la mayoría de los encuestados preferían cobrar un incentivo único en el momento de jubilarse que ver mejorada su prestación (como ya ocurre en la actualidad).

GRAF5768. MADRID, 11/02/2021.- Concentración de delegados sindicales convocada por CCOO y UGT bajo el lema
Concentración sindical para exigir la subida del salario mínimo interprofesional, la derogación de las últimas reformas laborales y de pensiones  Rodrigo Jiménez / EFE

En opinión de los expertos, la diferencia entre el pago único y el incremento del 4% “debería corregirse o, al menos, informar a los futuros pensionistas para que puedan elegir la alternativa más ventajosa”. Además, advierten de que, para que sea más justo, el aumento sobre la pensión debería aproximarse al 7%-8% por cada año de retraso. Aunque admiten que “implicaría un mayor gasto del sistema”.

El grupo de investigación en pensiones y protección social cuestiona que en este nuevo modelo las bonificaciones a retrasar la jubilación se calculen en función de cada año trabajado de más. “Por simetría con los nuevos coeficientes reductores por jubilación anticipada, deberían ser trimestrales o mensuales”, aseguran. “Si el objetivo final es retrasar la edad de jubilación, la forma de facilitarlo es utilizar periodos de aplicación más cortos que los actuales”.

El nuevo paquete sobre incentivos a la jubilación demorada y penalizaciones para los que se retiran de forma anticipada constituye una de las claves del primer bloque de cambios en pensiones que negocia el equipo de José Luis Escrivá con los agentes sociales.

Una vez hecha pública la propuesta del ministro de Seguridad Social, CC.OO. y UGT han mostrado su oposición a cualquier medida que empeore las condiciones para los trabajadores ante la jubilación.