Benidorm

Las 24 familias británicas que viven de las colas del hambre en Benidorm: “Sólo nos quedan 20 euros”

20MINUTOS 

 NOTICIA

02.05.2021 –

Familia británica que ha tenido que recurrir a las colas del hambre en Benidorm.
Familia británica que ha tenido que recurrir a las colas del hambre en Benidorm.

La pandemia del coronavirus ha golpeado a muchos sectores, pero si hay uno especialmente dañado es el del turismo. Ciudades como Benidorm se han visto sacudidas por la falta de turistas y las familias que viven de él están pasando un mal trago.

Unos de los que los están pasando realmente mal son los expatriados británicos que montaron negocios hosteleros en Benidorm. La falta de turismo los ha abocado a la ruina y se ven obligados a recurrir a la caridad.

El diario The Sun recoge en un reportaje la situación de algunas de estas familias. Según este rotativo, 24 familias británicas están viviendo del banco de alimentos de la localidad. Durante los peores meses de la pandemia, la cifra fue mucho peor: eran casi 100 las familias que vivían de la generosidad de otros.

Lindsey Evers, de 45 años, que puso un negocio hostelero con su socio Peter Chadwick, ha tenido que recurrir a una página de mecenazgo online para poder volver a Gran Bretaña.

“Les proporcionamos todo lo que necesitan, desde carne y detergente en polvo hasta jabón, champú, pañales y bolsitas de té”

“Confiamos en la caridad y la buena voluntad para poner comida en la mesa para nosotros y los niños. Hemos sido residentes legales aquí durante años, trabajamos duro y pagamos nuestros impuestos. Ahora estamos a un paso de vivir en la calle“, dice.

“El coronavirus ha sido un desastre absoluto para nosotros y para muchos otros británicos que se mudaron a Benidorm y habían hecho una buena vida aquí”, dice Lindsay.

La Asociación Británica de Empresas de Benidorm, que gestiona el banco de alimentos, en un momento dado estaba alimentando a 100 familias, en su mayoría británicas, durante la pandemia. La presidenta de la asociación, Karen Maling Cowles, dice: “Nunca pensé que vería tanta tristeza y tanta gente luchando. Estamos hablando de familias que siempre han trabajado y son trabajadoras. Benidorm no es el mismo en este momento. Lo que ve en todas partes son letreros de ‘Se alquila’ y ‘Se vende’. El área de ‘Little England’ está completamente muerta”.

Lindsay y Peter aseguran que ahora mismo tienen 20 euros en su cuenta bancaria, se enfrentan al desalojo de su apartamento de dos camas en cuatro semanas por atrasos en el alquiler y dependen de las donaciones de alimentos de otros expatriados.

Peter agregó: “La Asociación de Empresas Británicas de Benidorm nos está ayudando con el dinero de la gasolina para que podamos llevar a nuestra hija Charlee los 13 km desde nuestra casa hasta su escuela y estamos siendo alimentados gracias a su banco de alimentos”.

El Ayuntamiento de Benidorm está renovando la zona de ‘Little England’ para que llegue a tiempo para la temporada de verano, pero muchos expatriados británicos en la ciudad se preguntan cuántos de ellos quedarán aquí para entonces.

Karen Maling Cowles añade: “El banco de alimentos se creó en el primer confinamiento con donaciones de dinero y bienes y rápidamente se convirtió en una espiral para ayudar a más de 100 familias, en su mayoría británicas”.

“Todo se relajó de nuevo en el verano cuando la gente estaba trabajando, pero desde Navidad volvió la locura. Actualmente estamos alimentando a unas 26 familias, 24 de las cuales son británicas. Esto es algo que nunca sucedió antes del coronavirus”, dice.

“Les proporcionamos todo lo que necesitan, desde carne y detergente en polvo hasta jabón, champú, pañales y bolsitas de té. Sin esa tienda semanal, estas familias no sobrevivirían. La comunidad británica ha sido fantástica al apoyar a los necesitados aquí. Durante la primera ola de coronavirus, gastamos alrededor de 2.500 libras (unos 2.800 euros) a la semana en alimentos y ahora son casi 1.000 libras (unos 1.200) porque en realidad se está donando mucha más comida”, dice Maling Cowles.