Alfaz del Pi

Otra firma pantalla blanqueó dinero a Carlos Fabra con nóminas de su mujer

JUSTICIA

  • VÍCTOR NAVARRO
  • Castellón

Actualizado 

La mercantil Asdecas sólo recibió como ingreso externo dos facturas del PP-Castellón. El dinero del partido fue contabilizado a la vez como fondo externo y fondo propio

Carlso Fabra entrando en la Ciudad de la Justicia de Castellón.
Carlso Fabra entrando en la Ciudad de la Justicia de Castellón.E.TORRES

El contundente auto del juez Jacobo Pin que pone fin a la instrucción de la causa sobre un supuesto delito de ocultación de patrimonio para no pagar a Hacienda la multa de la condena de fraude fiscal ha sacado a la luz una «empresa pantalla», Asdecas, para «llevar a cabo su plan defraudatorio».

El documento judicial recientemente hecho público estipula que Carlos Fabra constituyó en su momento Asdecas «como mera sociedad pantalla» para «canalizar diferentes ingresos que percibía y ocultar su definitivo destino».

La sociedad mercantil Asdecas tuvo como administrador único al ex presidente de la Diputación desde el 29 de octubre de 2007 hasta el 19 de mayo de 2015, cuando nombró a un hijo como liquidador de la empresa.

En las cuentas bancarias de Asdecas se contabilizan «abonos por un importe total de 463.054 euros» en el que hay aportaciones del propio ex político o, incluso, de uno de sus escoltas. El hecho que más vincula el juez instructor a los fines instrumentales de la empresa Asdecas es que el único ingreso externo correspondió al PP-Castellón en 2012 (30.600 y 28.320 euros respectivamente), sólo unos días antes de que Carlos Fabra abandonara la presidencia de la formación para cederla a Javier Moliner.

Observa el juez Jacobo Pin que la mayor parte de las transferencias desde Asdecas fueron dirigidas hacia cuentas tituladas por la mujer de Carlos Fabra bajo el concepto de nómina, «dotando a estos movimientos de una apariencia de legitimidad pese a que dicha mercantil presumentamente ha carecido de actividad real».

Otra de las conclusiones de la instrucción es que los fondos inyectados a Asdecas fueron en un 99,71% aportaciones del propio ex mandatario en efectivo, operaciones desde cuentas bancarias del mismo Fabra o su familia, dos ingresos desde el PP-Castellón en el que constaba como autorizado en pagos. «Estos fondos acabaron revertiendo» en su propio bolsillo, según el juez Pin, «justificándolos, a efectos tributarios, como supuestos rendimientos del trabajo» de su mujer.

Esta afirmación se apoya sobre una simple suma matemática realizada en el juzgado de instrucción número 4 de Castellón. «Si a los 134.623 euros transferidos» a la esposa, Amparo Fernández, «se añaden los 23.112 euros transferidos» al propio Fabra «y los 23.000 euros retirados por éste en efectivo, resultan 170.735 euros, cantidad muy aproximada a los 179.981 euros declarados como rendimientos del trabajo por la mercantil Asdecas respecto» a la mujer del ex presidente de la Diputación.

El auto que permitirá a las partes solicitar nuevas diligencias, el archivo o la apertura de juicio oral también observa que todos los ingresos de la compañía Asdecas incluidos los del PP-Castellón, con la sola excepción de una aportación de un hijo, «fueron incluidos» por Carlos Fabra «como integrantes del crédito que él mismo concedió a la mercantil el 12 de agosto de 2014 a cambio de 380.601 participaciones valoradas en un euro, íntegramente suscrita» por el ex presidente de la Diputación, tras una ampliación de capital».

La síntesis que formula la instrucción judicial es que los fondos del PP-Castellón «fueron computados» por Carlos Fabra a la vez como fondos propios y como fondos con origen en tercero en la declaración de la mercantil Asdecas correspondiente al ejercicio fiscal del ejercicio 2012».

LA POLÉMICA DE CARMACAS, SU OTRA EMPRESA

  • Vendida al 4.723% a la hija para evitar el embargo de una casa. A través de un precio de venta muy elevado. se generaba deuda de la sociedad vendida a la hija y se retenía la vivienda donde vivía ella y su marido.
  • Engordar la deuda para generar pérdidas y regatear un embargo de Hacienda. Una vez transmitida accionarialmente, Carmacas firmó un contrato de cesión de crédito de Fabra a la propia empresa para que Carmacas diera pérdidas y no pudiera ser embargada a cuenta de los impagos del ex presidente de la Diputación con Hacienda por la condena.