Alfaz del Pi

Calviño ataca a los bancos por sus sueldos en plena oleada de despidos


ECONOMÍA

Nadia Calviño, vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos
Nadia Calviño, vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos – JAIME GARCÍA

La vicepresidenta enciende los ánimos de las entidades, que recuerdan que sus directivos recortaron sus salarios en 2020 como respuesta a la crisis

Caixabank, participada al 16,1% por el FROB, ha iniciado esta semana un ERE para casi 8.300 empleados

Daniel CaballeroDaniel CaballeroSEGUIRMADRID Actualizado:21/04/2021 23:56hGUARDAR1

NOTICIAS RELACIONADAS

Nadia Calviño, vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos, bajó ayer al barro para atacar a la banca. Concretamente, por los salarios de sus dirigentes, en plena oleada de ERE. «Hemos venido señalando que nos parecían inaceptables los sueldos y bonus pagados a los directivos de las entidades financieras», dijo ante los medios de comunicación en el Congreso de los Diputados. Unas palabras que no han sentado nada bien en el gremio bancario, que una vez más saca las uñas para defenderse de los mensajes del Ejecutivo.

En su alegato continuó argumentando las razones por las que considera que los salarios están alejados de la realidad española: «Son remuneraciones que no se corresponden con la situación económica de nuestro país,

 y aún menos en aquellas entidades que están anunciando fuertes recortes de personal y cierre de oficinas». Las palabras finales en clara referencia a Banco Santander, BBVA, Banco Sabadell y Caixabank; precisamente en este último el Estado ostenta un 16,1% del capital social y ocupa un puesto en el consejo de administración a través del FROB. Para dicha silla, de hecho, se eligió a Teresa Santero, ex secretaria general de Industria con Zapatero.

Las críticas de la vicepresidenta se producen desde un Consejo de Ministros formado por el presidente, cuatro vicepresidentas y 18 ministros. En total, 23 miembros, el segundo más abultado de la democracia. Tras esta estructura y bajo el paraguas de organismos autónomos y demás, figuran, según los Presupuestos de 2021, 541 altos cargos y 1.212 empleados eventuales, es decir, asesores, que suponen la cúpula del Estado y otros entes. Como dato, en las últimas cuentas de Mariano Rajoy se presupuestaron 455 altos cargos y 860 eventuales.

El Gobierno de Pedro Sánchez presupuesta 88,8 millones para altos cargos (un 15% más frente a los 77,1 de las cuentas de 2018 de Rajoy) y 65,3 millones para eventuales (un alza del 45%, ya que en 2018 eran 44,8 millones). Incluso, en el proyecto de Presupuestos se acordó la subida de sueldo del 0,9% para el Gobierno, aunque finalmente PSOE y Unidas Podemos se enmendaron a sí mismos para tumbar esa medida.De mantener su discurso, Calviño deberá votar en contra de triplicar el sueldo de Goirigolzarri en el nuevo Caixabank

La oposición, asimismo, ha cargado con dureza contra el Ejecutivo no solo por pensar en aumentarse el salario sino por no bajárselo ni adelgazar la estructura de altos cargos y asesores. Trece meses después de la explosión de la crisis, el Gobierno sigue cobrando lo mismo, sin notar en su bolsillo el golpe del 11% en el PIB de 2020.

Más allá de ello, la banca se defiende del ataque de Calviño con sus propias cifras, publicadas en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Las retribuciones de los consejos de administración de cada entidad están publicadas en la institución, y el sector no duda en recordarle a la vicepresidenta que si alguien ha dado ejemplo de ser consciente de cómo está la situación económica son los bancos. Como prueba ponen que los primeros ejecutivos se han llegado a rebajar su sueldo en 2020 hasta en un 44%. Este es el caso de Carlos Torres, presidente de BBVA. Pero también aparecen los de Ana Botín (Santander), Gonzalo Gortázar (Caixabank), Josep Oliu (Banco Sabadell), José Ignacio Goirigolzarri (Bankia, y ahora ya Caixabank)… así como varios de los número dos de cada entidad y sus consejos de administración al completo. «Los bancos sí que han metido la tijera en sus retribuciones vista la crisis que tenemos todos encima», dicen en el sector.

«Nos debemos a nuestros accionistas, no al Gobierno. Para eso somos empresas privadas», aseguran fuentes financieras. El gremio rechaza de plano las palabras de Calviño y entiende que, en parte, son también una manera de lavar su imagen ante el mayor ERE de la historia, el de Caixabank con un planteamiento de casi 8.300 afectados, ya que el Estado está presente en el accionariado (16,1%) y tiene un asiento en el consejo de administración.

Sueldos en Caixabank… con el FROB de accionista

Fuentes financieras explican la incredulidad de la banca respecto a las palabras de Calviño y ahondan en que el Gobierno bien podría inmiscuirse en los entresijos de Caixabank dado su peso, aunque escaso, en la entidad. Goirigolzarri cobró 500.000 euros en 2020 como presidente de Bankia, tras renunciar a su retribución variable. Ahora en Caixabank más que triplicará dicha cifra, que deberá votarse en junta de accionistas el próximo mes; ahí el Gobierno, a través del FROB, deberá retratarse: avalar la cantidad o rechazarla. Fuentes financieras explican que el Ejecutivo, si de verdad creyera el discurso de Calviño, debería votar en contra de esa propuesta.

Preguntada por el ERE de Caixabank, Calviño dijo que «por supuesto» tratarán de rebajar la cifra. Y sobre el sector, señaló: «Desde hace tres años insto al sector a buscar y trabajar activamente en alternativas que minimicen el impacto negativo sobre el empleo». A su juicio, estos procesos suponen «una destrucción de valor y pérdida de capital humano para España que no podemos permitirnos». Por ello la vicepresidenta reclamó «responsabilidad» al gremio financiero.

Botín, 18,7% menos

La presidenta de Banco Santander redujo su retribución casi un 19% en 2020 hasta los 8,09 millones de euros. Una caída que obedece a que su salario fijo y bonus se vieron recortados en un 50% en comparación a 2019. Su consejero delegado, José Antonio Álvarez, hizo lo propio con idéntica reducción.

Torres, 44% menos

El presidente de BBVA cobró 4,09 millones de euros el año pasado, un 44% menos en interanual. Renunció a la retribución variable, igual que hizo su consejero delegado, Onur Genç.

Gortázar, 24,6% menos

El consejero delegado y primer ejecutivo de Caixabank renunció a su bonus en 2020 a causa de la pandemia. Ganó 2,83 millones de euros de sueldo, un 24,6% menos en interanual. Su comité de dirección también lo hizo.

Oliu, 35,8% menos

El presidente de Banco Sabadell recibió 1,986 millones de euros de salario. Una cantidad que supone un 35,8% menos en interanual, al renunciar a la retribución variable. El resto de su alta dirección hizo lo propio. Y cabe destacar que el directivo tampoco cobró esa parte en 2019.