Alfaz del Pi

Suecia tira vacunas de AstraZeneca a la basura

Suecia recomienda la vacuna de AstraZeneca solamente a personas de 65 años
Suecia recomienda la vacuna de AstraZeneca solamente a personas de 65 años – EP

VACUNA ASTRAZENECA

El Gobierno ha anunciado que retrasará sus objetivos iniciales de vacunación contra el coronavirus

Sigue en directo la última hora del Coronavirus en España

El rechazo a la vacuna de AstraZeneca se disparó en once autonomías

Rosalía SánchezRosalía SánchezSEGUIRCORRESPONSAL EN BERLÍN Actualizado:20/04/2021 17:03hGUARDAR13

NOTICIAS RELACIONADAS

El Ministerio de Sanidad de Suecia ha reconocido que ha desechado un número indeterminado de dosis de AstraZeneca debido a que las personas citadas para vacunarse con ellas anularon la cita o la rechazaron una vez llegaron a las instalaciones de vacunación. Dado que las dosis deben ser utilizadas en cuestión de horas desde que son retiradas de la refrigeración y puesto que a menudo el personal sanitario no encontraba otro aspirante a vacunación al que aplicarla en el momento, las vacunas han terminado en los contenedores de desecho en Gotemburgo y Estocolmo, según lo confirmado a la agencia estatal sueca TT. Las autoridades sanitarias estiman que el desecho de vacunas ha alcalzado «varios cientos» según los primeros cálculos.

Suecia

 recomienda la vacuna de AstraZeneca solamente a personas de 65 años, después de haber detectado varios casos de trombos en mujeres de menos de 60 años de edad. Los pacientes son informados de la marca de vacuna que se les va a inocular y se les da la opción de rechazar la vacuna, por lo que existe la posibilidad de que la dosis sea puesta a disposición del centro de vacunación e incluso retirada de la refrigeración sin que al final llegue a aplicarse, aunque las autoridades sanitarias señalan que se trata de proporción muy baja de casos. «En mi departamento preparamos la vacunación para 150 pacientes de más de 65 años y unos 20 anularon la cita, de manera que se conservó la dosis, mientras que siete se marcharon en el momento», calcula Maria Tareger, médico responsable de vacunación que ha informado al diario ‘Göteborgs Posten’, «algunas personas, cuando saben que la vacuna es la de AstraZeneca, dicen que no quieren morir y se marchan, la estimación de riesgo que está haciendo parte de la población es una locura absoluta».

Aunque las autoridades sanitarias han destacado que los beneficios de la vacuna superan en mucho a los riesgos, el personal sanitario sueco sigue dedicando «horas cada día» a dar explicaciones y convencer a las personas con dudas. «Hay bastante impaciencia y frustración», argumenta la directora de un centro de salud de Estocolmo, Kristina Fant, que relata el cansancio de su personal y la sensación de estar «dándonos con la cabeza contra una pared». La directora de otro centro de salud de la capital sueca, Maria av Solstrale Sténson, ha referido el caso de una mujer que sufrió un ataque de ansiedad cuando supo que le iba a ser inoculada la vacuna de AstraZeneca y tuvo que ser atendida, aunque accedió a vacunarse cuando, después de recuperarse, el personal habló con ella largamente sobre los riesgos y los beneficios de vacunarse.

La Agencia de Salud Pública de Suecia ha recomendado el uso de la vacuna de AstraZeneca amparándose en las recomendaciones de la Agencia Europea del Medicamento, que sin embargo matiza que «no se pueden descartar algunos casos raros de efectos secundarios» asociados a la misma. «La vacuna es muy útil para los ancianos, muchos enferman gravemente por coronavirus todos los días», ha justificado el director de la entidad, Johan Carlson, que insiste en que «no hay constancia de ningún riego de esos efectos secundarios raros en mayores de 65 años», pero varias asociaciones antivacunas rebaten estas afirmaciones y sus advertencias calan en buena parte de la población.

No se cumplirán los objetivos

Este desecho de vacunas se produce en un contexto de escasez. El Gobierno de Suecia ha anunciado que retrasará sus objetivos iniciales de vacunación contra el coronavirus, que incluían inmunizar a todos los adultos en la primera mitad del año, por la falta de dosis del fármaco. «Simplemente no habría suficientes dosis para alcanzar el objetivo», ha reconodico la ministra de Salud y Asuntos Sociales, Lena Hallengren.

El nuevo calendario de vacunación estipula que todas las personas de más de 65 años deben haber podido vacunarse para el 16 de mayo, y todos los mayores de 18 y menores de riesgo antes del 15 de agosto, dijo la ministra. De los diez millones de habitantes que tiene el país escandinavo, 1,1 millones, el 13,7% de la población, recibió al menos una dosis de la vacuna y casi 500.000 ambas, un 5,9%. En lo que va de pandemia, Suecia acumula 804.886 contagios y 13.465 fallecimientos a causa del coronavirus.

Para incentivar la vacunación, la Agencia de Salud Pública ha decidido que los ciudadanos vacunados puedan encontrarse con personas de unos pocos hogares diferentes, también en el interior. «Los cambios incluyen permitir que las personas vacunadas pasen tiempo con sus hijos y nietos en el interior de las casas y sin mantener la distancia, siempre que no presenten síntomas», dice el Ministerio. El retraso de tres semanas desde el momento de la segunda dosis hasta que los ciudadanos puedan socializar se ha utilizado como guía porque el organismo ha desarrollado «un buen nivel de protección» para entonces, aunque la agencia insiste en que las personas vacunadas deben evitar los espacios públicos congestionados.