Alfaz del Pi

Arancha González Laya: “España también puede cuestionar el plan de recuperación del resto”

ENTREVISTA Ministra de Asuntos Exteriores

A pesar de que la bronca interna invisibiliza la potencia de España en el mundo, su acción exterior y su agenda inagotable no pasan desapercibidas en las embajadas de más peso

Fotografía cedida por exteriores.gob.es /Javier Hernández
Fotografía cedida por exteriores.gob.es /Javier Hernández

PREMIUM

  • MARISOL HERNÁNDEZ
  • madrid

Actualizado Domingo, 18 abril 2021

Volcada en mejorar la influencia de España, en un etapa de profundos cambios políticos, económicos y sociales que modelan un mundo nuevo, Arancha González Laya conversa con EL MUNDO por videoconferencia, confinada tras un positivo en su entorno.

La Cumbre de Andorra esta semana coloca a Iberoamérica en la agenda internacional, ¿qué pretende conseguir España?La Cumbre Iberoamericana es la máxima expresión de una comunidad de cooperación, entre Latinoamérica y España, Portugal y Andorra. Y precisamente en una pandemia lo que funciona es este espíritu cooperativo. Lo que queremos es dar una respuesta a la crisis sanitaria, debatir cómo podemos avanzar la vacunación, y abordar la urgencia de la recuperación.Su agenda es muy intensa, el presidente ha retomado su presencia internacional. ¿Cuándo esté previsto que lo haga el Rey?El Rey ha estado en la toma de posesión del presidente de Bolivia y del de Uruguay. Como el presidente del Gobierno ha tenido una agenda más limitada a España, pero iniciará también su agenda internacional poco a poco.¿En qué se va a traducir el acuerdo de migración circular firmado en Dakar?Queremos transmitir el mensaje de que somos un país abierto a la inmigración, pero ordenada y legal. No nos gusta la inmigración irregular y la vamos a combatir siempre. Continuamos trabajando con los países africanos para desarticular a las mafias pero abrir vías regulares también es una forma de luchar contra lo irregular. Estos sistemas circulares ponen en común una demanda en España y una oferta en un país tercero y funcionan bien. Cada año vienen 20.000 marroquíes para la recogida de fruta, con contrato de trabajo y garantías laborales y de hospedaje.Esto, ¿sería ampliables al resto de la UE? Sigue pendiente el Pacto de Inmigración y Asilo.Es una de las cuestiones que planteamos, que se abran más vías de migración regular a Europa. Es uno de los ángulos, como también trabajar más con países de origen y de tránsito. Si les ayudamos a reforzar su economía, sus empresas, la educación de sus jóvenes, podrán generar empleo de calidad.¿Está muy lejano aún el acuerdo de Inmigración en la UE?Cuesta porque es un tema muy complicado, con puntos de vista muy diferentes. Por eso trabajamos no sólo con los países del Sur, con la misma sensibilidad. Una gran parte de mis viajes estas últimas semanas han sido a países del Norte: los Bálticos, Polonia, Rumanía, Austria.Mantuvo el jueves una conversación con su homólogo chino. ¿Es el principio de una estrategia española hacia China y cómo casa con el respeto a los Derechos Humanos?Nuestra posición es muy clara: defensa de nuestros intereses y nuestros valores, desde la eficacia y desde el realismo. Esto se traduce en una agenda muy robusta en materia de comercio, las exportaciones a China han aumentado 1.000 millones en dos años. Y una agenda de cultura, educación y deporte, de gran interés para ambas partes. Hay un espacio para construir en positivo. Pero también existe una agenda de rivalidad geoestratégica, tecnológica y, sobre todo, de gran diferencia en la protección de Derechos Humanos. Y en esto España es muy franca en su diálogo con China, no lo rehuimos. Preferimos no hacerlo con megáfono sino como dos socios, de manera seria, desde el respeto, pero también desde la firmeza, que es un poco la discusión que yo tuve con mi homólogo chino.En unas declaraciones recientes el encargado de Negocios de Rusia en España aseguró que las manifestaciones de su ministro de Exteriores se malinterpretaron y que Lavrov no comparó a Navalni con los separatistas, sino que pedía respeto a su Poder Judicial al igual que España defiende el suyo. ¿Esto se ha transmitido oficialmente?No creo que sea útil donde dije digo, se debería haber entendido diego. Tenemos un vecino importante que es Rusia, con quien las relaciones en el ámbito europeo están ahora bastante bajas. Una situación que se está agravando por la escalada en Dombás, por la ruptura del alto el fuego con Ucrania, que nos preocupa. Nos gustaría que fuera de otra manera, porque es un país con el que construir en asuntos como la resiliencia climática y energética, protección del Ártico y de la Antártida, infraestructuras. Este sería el deseo de España. Pero el contexto hoy, de respeto a los Derechos Humanos, a la integridad territorial de otros o de desinformación, es de dificultades.Las relaciones con Italia han sido muy intensas en los años del Gobierno Conte. ¿Afecta de algún modo la llegada de Draghi? Se ha interpretado que un ortodoxo europeo como él se apoyará más en Francia y Alemania.No hay ninguna razón para el temor. Primero porque España trabaja también con el eje franco-alemán. En la aprobación de los fondos europeos lo hemos hecho de manera muy estrecha. Y en segundo lugar porque las relaciones con Italia, independientemente de quién esté al frente, son tremendamente intensas. Nos une intereses objetivos: impulsar una unión más profunda en lo económico y en lo monetario, una Europa más mutualizada, una Europa que mire más al Sur, que se preocupe más por la estabilidad en Libia. Todo esto es una agenda que España e Italia tienen en común. Esto no va a cambiar con Draghi, con quien el presidente del Gobierno tiene una excelente interlocución.Se lo decía también por el documento de debate pactado con Holanda, sobre la autonomía estratégica de la UE.Esto está en el centro de la Estrategia de Acción Exterior. España tiene voluntad de ser un país nodal, de tejer consensos trabajando con todos los estados de la UE. No ser sólo alguien que observa lo que hacen otros. Nuestra ambición es ser constructor de consensos.Holanda fue uno de los países más duros en la petición de controles para acceder a los fondos, ¿mantendrá su postura en la revisión de los planes de recuperación?Lo que va a facilitar que España reciba la financiación es que tengamos un buen Plan de Recuperación. Lo estamos ultimando y discutiendo con la Comisión Europea que, por cierto, reconoce el buen hacer del Gobierno. En un momento anterior, cuando se debatió la ayuda había que consensuarlo con todos los estados miembros. Eso ha terminado.Entonces, ¿no esperamos el cuestionamiento de ningún país a posteriori, a la hora de la autorización final?España también tiene la capacidad de cuestionar los planes de los demás. Todos podemos hacerlo. España también puede comentar los planes de los Países Bajos, de Irlanda, de Alemania. Pero el centro de gravedad del proceso es la Comisión Europea.Se van a retomar los contactos bilaterales con Marruecos, pero no hay fecha para la RAN (Reunión de Alto Nivel). La pandemia lo ha dificultado, pero también que Marruecos se siente muy fuerte tras el reconocimiento de Trump a su control del Sáhara.La RAN no se ha cancelado, se ha pospuesto. Ha pasado con otros eventos. Pero entre tanto no ha parado la máquina de relaciones bilaterales. Hace mes y medio me reuní con mi homólogo marroquí y adoptamos un calendario para que ocho ministerios, cuyo trabajo tiene que alimentar la RAN, fueran elaborando el contenido de la cumbre, que esperamos tenga lugar en cuanto sea posible. No vamos a poner una fecha hasta estar seguros de que puede cumplirse.Mantuvo el viernes una reunión con el presidente de Afganistán. ¿Este contacto obedece a una inquietud en el país por la salida de las fuerzas internacionales?Fue una reunión a petición mía y lo que quise transmitir es que se marchan los militares españoles pero se queda el compromiso de España para la paz y el progreso de Afganistán. Acordamos que nuestro país aumentará la cooperación al desarrollo.¿De qué forma quiere colaborar España a una solución política en Venezuela?Nuestra compromiso sigue siendo contribuir a que se encuentre una salida a la crisis política y humanitaria. La presencia de la secretaria de Estado y nuestro diálogo con todas las partes tiene como objetivo único ayudar a esa solución. No la construye España, lo tienen que hacer los venezolanos. Pero sí pensamos que nuestro acompañamiento y liderazgo en la UE y la búsqueda de alianzas con países latinoamericanos, con EEUU y otros actores como China y Rusia, puede ser útil.¿Cuál es la traducción en hechos de ese compromiso?Estamos acompañando los esfuerzos en la vacunación y respuesta sanitaria al Covid. Hay avances internos entre régimen y oposición con organismos internacionales. Y luego está el capítulo de unas elecciones presidenciales, y antes regionales, donde esperamos que puedan celebrarse con respeto pleno al juego democrático.Pablo Iglesias ha dejado el Gobierno, ¿se siente aliviada porque ya no habrá injerencias en política exterior?Yo sobre todo estoy muy concentrada en reposicionar a España a nivel internacional con una estrategia concreta.

El desplante de Erdogan a Von der Leyen.
El desplante de Erdogan a Von der Leyen.

“El ‘sofagate’ no dio buena imagen”

P.- El incidente del llamado ‘sofagate’ ha evidenciado que tenemos tres actores en la UE compitiendo en política exterior. Borrell, la presidenta de la Comisión y el presidente del Consejo. ¿Tiene arreglo?

R.- Primero decir que para Europa fue un incidente lamentable. Es importante que seamos lúcidos, no se dio una buena imagen de la UE y nuestro compromiso con la igualdad de género. Concentrémonos en articular un poco mejor estos tres polos de poder. La presidenta de la Comisión, que es la que tiene la iniciativa legislativa en Europa. El presidente del Consejo, que debe tejer consensos entre los estados miembros, y el responsable de la política exterior, que es el Alto Representante. Es muy importante que tengamos claro cuál es la función de cada uno.

P.- Siguen vacante la embajada de Londres, Nueva Delhi y se ha sumado ahora Bosnia. ¿Ha tomado usted ya alguna decisión?

R- Hay un nuevo ciclo de nombramientos para embajadas que será anunciado en breve. Y desde luego responderá al objetivo marcado de más embajadoras.