Alfaz del Pi

Cuando el machismo se camufla en un algoritmo

ABC Suscriptores 7
www.abc.es
Sábado, 17 de abril de 2021
Buenos días, MANUEL RAFAELVivimos en la era de los algoritmos. Las fórmulas matemáticas que dirigen la Inteligencia Artificial se han instalado sigilosamente en nuestras vidas. Son la mano invisible que mueve los mercados; gracias a la minería de datos, pueden pronosticar las ventas de una empresa el próximo año o establecer la tipología de los clientes mediante patrones de búsqueda y compra de productos; están detrás de las decisiones estratégicas de cada vez más empresas; y son cada vez más determinantes a la hora de seleccionar personal para un puesto de trabajo… Pero también están saltando las alarmas. ¿Es Google machista? Los algoritmos replican y amplían los clichés de género aprendidos del análisis masivo e indiscriminado de datos. Los algoritmos mueven el mundo, pero por ahora no evitan ni los estereotipos machistas ni los racistas. Ese es un gran riesgo. Y un gran reto que afrontar. Quizás sea el momento de recordar la Primera Ley de la robótica de Isaac Asimov: «Un robot no hará daño a un ser humano ni, por inacción, permitirá que un ser humano sufra daño». También hay líneas rojas para la Inteligencia Artificial. O debería.