Alfaz del Pi

Abdulrahman al-Sadhan, condenado a 20 años de cárcel por opinar en Twitter

La Justicia de Arabia Saudí considera a este activista de los derechos humanos, de 37 años, un peligro por lanzar críticas contra las autoridades y la corona, desde una cuenta anónima de la red social

Mikel AyestaranMikel Ayestara

CORRESPONSAL EN JERUSALÉN 

Actualizado:09/04/2021 

NOTICIAS RELACIONADAS

Abdulrahman al-Sadhan, empleado de la Media Luna Roja de 37 años, fue detenido en Riad por la policía secreta del reino en 2018 y desde entonces permanece en régimen de incomunicación, informó la familia. Como ocurre con los activistas de los derechos humanos, su caso lo llevó un tribunal especializado en antiterrorismo y decidió castigarle «por cargos vinculados con sus opiniones críticas», denunció la organización de derechos humanos Euro-Med Monitor. Según las autoridades, al-Sadhan lanzaba críticas al sistema desde una cuenta anónima de la red social Twitter. Tras el relevo en la Casa Blanca y las amenazas de Biden parecía que los saudíes iban a intentar cuidar las formas en materia de derechos humanos, pero esta condena supone todo un pulso al nuevo inquilino de la Casa Blanca

, que durante la campaña anunció que estaba dispuesto a convertir a su gran aliado regional en un «paria» si no cesaban las violaciones de derechos humanos. En febrero se puso en libertad condicional a la activista Loujain Hathloul, el rostro más famoso de la lucha por los derechos de las mujeres, y en libertad bajo fianza a dos activistas con nacionalidad estadounidense que están a la espera de juicio. Estas decisiones fueron interpretadas como gestos de buena voluntad, pero la condena a Al-Sadhan confirma que no hay cambios.

Tras la llegada de Biden, Estados Unidos retiró el apoyo a los saudíes en la guerra en Yemen y desclasificó el informe de la CIA que corroboraba que MBS «aprobó la operación en Estambul para capturar o matar a Jamal Khashoggi», el columnista de ‘The Washington Post’ asesinado y descuartizado en el consulado saudí de Estambul en 2018. Las conclusiones del informe acarrearon una serie de sanciones a 74 ciudadanos saudíes «relacionados en amenazas a disidentes en el extranjero, incluidos los que estuvieron envueltos en el caso Khashoggi y otros», anunció el departamento de Estado. Entre ellos no se encontraba, sin embargo, el joven heredero al trono y por eso «se sienten intocables y tratan de probar al presidente. Le pedimos a Biden que se lo tome en serio y se posicione a favor de los derechos humanos como prometió», declaró al portal Insider la hermana del trabajador humanitario condenado, Areej al-Sadhan, que tiene la nacionalidad estadounidense.

La petición de ayuda de la familia recibió la respuesta del portavoz del departamento de Estado, Ned Price, quien dijo que «seguiremos el caso muy de cerca y queremos decir una vez más a las autoridades saudíes que la libertad de expresión no debe ser nunca debe ser un delito punible». Hasta el momento ni el presidente, ni el secretario de Estado, Antony Blinken, se han pronunciado al respecto. Loujain Hathloul, que pasó 1.001 días en prisión, es la cara, pero Al-Sadhan o Mohammed Al-Rabiah, defensor de los derechos de las mujeres arrestado también en 2018, son la cruz de un sistema en el que el activismo y las voces críticas son perseguidos y juzgadas como terroristas. En marzo de 2019, 36 países, entre ellos los 28 miembros de la UE en bloque, secundaron en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU una condena sin precedentes contra la deriva autoritaria de Arabia Saudí.