Alfaz del Pi

Evaristo me dejó

Todos necesitamos excusas con las que camuflar nuestro fracaso. Iglesias también

Agustín PeryAgustín PerySEGUIR

Actualizado:26/03/2021 

OPINIONES RELACIONADAS

Vivir cosido a una coartada es un engorro, créanme. Te obliga a mantenerla sine die, siempre atento a que nadie logre desmontarla con eso que llaman baño de realidad. Yo tengo la mía para explicar el por qué fui incapaz de sacarme el carné de conducir y me convertí en un hombre traído y llevado, un bípedo dependiente de los colegas y de mi señora. Atesoro hasta una versión ácida que sirve a modo de chiste-tapadera para ocultar torpemente la realidad constatable de que soy un inútil. Se la desvelo por eso de la confianza que les tengo. Dice así: no conduzco porque es cargante anhelo de clase media que me igualaría con la grey, qué espanto. Sería uno más

 del montón. En casa (fabulo) siempre hubo chófer, lo de ahora es temporal, confío en recuperar a Evaristo, su gorra de plato y botas de media caña en breve. No cuela pero arranca sonrisas suficientes como para que pese más el meme verbal que el ídem real en el que me he convertido. Que tengo cincuenta años y no sé ni girar la llave de contacto.

Viene esta terrible y honesta confesión a cuento de lo tecleado unos centímetros más arriba. Todos necesitamos excusas para camuflar nuestro fracaso. Iglesias, que es humano pero todavía no lo sabe, también. El suyo, su fracaso digo, es que se puso a trazar círculos y acabó delineando líneas paralelas, él por un camino, el resto por otro. El líder del partido menguante tiene la capacidad innata de ejercer una fuerza centrífuga sobre todo quisque que se le acerca.

Tener el ego desatado es eso que en términos políticamente correctos, por tanto falsos, suelen llamar ambición. La suya es buscar justificaciones que sirvan para maquillar sus descalabros y aliados de cualquier pelaje que nutran su tropa mercenaria. Le valen todos si todos asumen su liderazgo mesiánico de credo simplón pero efectista: nos persigue una horda de criminales fascistas y eso. Como yo con el volante, el de Galapagar, nunca más de Vallecas, necesita urdir una coartada que explique lo lejos que está de lograr aquello para lo que se postuló, nada menos que conducir a la gente, la suya, a la tierra prometida donde sestean los burgueses y hasta Evaristo desde que me dejó