LA NUCIA DEPORTES

LA VILA.- PUBLICADO POR LOS SOCIALISTES

anagrama-psoe-la-vila

Juegos de manos financieros del PP con nuestros impuestos

Como cualquier vecino informado sabe, la gestión económica del Partido Popular en sus años al frente del gobierno de la Vila Joiosa la han sufrido  (y la siguen sufriendo) los bolsillos de todos los vileros y vileras sea cual sea su afinidad política.

Mal que les pese a Jaime Lloret y sus compañeros de bancada en el Salón de Plenos, una y otra vez nos encontramos con datos económicos que dan la razón al gobierno actual cuando denuncia la falacia de que la gestión económica del Partido Popular durante los últimos años ha sido muy beneficiosa para los ciudadanos de la Vila.

La aparición de la noticia de que el Ayuntamiento de la Vila consignará en los presupuestos más de medio millón de euros que tendrá que pagar por los intereses de demora de facturas de la contrata de basuras de 2010 a 2014 es el último ejemplo de la política económica seguida por el PP de Jaime Lloret mientras estuvo gobernando: pan para hoy…

No es de extrañar que el PP hable de cortinas de humo o de mentiras cuando se refieren a noticias que no les conviene que sepan los vileros y vileras. El Partido Popular es especialista en este tipo de estratagemas y se encuentra muy cómodo moviéndose en la intriga y sembrando la duda con cualquier tema espinoso para sus intereses o del que crea poder beneficiarse (podemos recordar que se han hartado de repetir que subirá el IBI  cuando es TOTALMENTE FALSO).

Claro que, poco a poco, el actual gobierno local está revertiendo la situación generada por esta caterva de políticos que ha sufrido el pueblo de la Vila Joiosa durante años pasados. Ello conlleva sacrificios y privaciones, ya lo hemos apuntado en este mismo lugar en otras ocasiones, pero queda el consuelo de saber que las cosas se están haciendo de otro modo y que nuestros impuestos no se están destinando a hacer juegos de manos financieros, cómo ocurrió en los sucesivos gobiernos liderados por Jaime Lloret, ni a financiar obras faraónicas como ocurrió antaño.