Benidorm

Benidorm.- Colaboración.- LEOPOLDO NOS HABLA DEL PLENO DE AYER

Escenificación de la inmensa debilidad del Gobierno de Benidorm

Leopoldo Bernabeu. Presidente de Ciudadanos por Benidorm

Siempre lo he tenido claro y ayer una vez más, los vecinos de una ciudad son infinitamente más inteligentes que sus políticos, de ahí que el 99% de ellos tengan claro que nunca aceptarán que su nombre esté en la lista para unas elecciones. Eso también tiene sus graves consecuencias y es que al final nos toca elegir entre lo malo y lo peor, y claro, luego nos quejamos amargamente de que nos toman el pelo, no saben hacer la O con un canuto y viven como reyes sin pegar un palo al agua. No se puede tener todo, tirar la piedra y esconder la mano no funciona.

LLORCA 11-LEO

Han vuelto ustedes a no caer en la trampa de disfrutar o soportar un Pleno en el ayuntamiento de Benidorm. Insisto, son muy inteligentes. Y además ayer por partida doble, ya que el número principal del espectáculo se lo cargó el alcalde de un plumazo a primera hora de la mañana, por lo que de haber asistido, además de aguantar seis soporíferas horas, algunas de ellas salpicadas de muy malas pulgas y escasísima educación, se habrían dormido como lirones.

Dije el viernes que el alcalde de Benidorm, Toni Pérez, había llevado a cabo una obra maestra en Pleno carnaval. Una estrategia que ayer algunos concejales tildaron de chapuza. Todo puede ser, depende del prisma con el que se mire. A mí, a estas alturas de la película, todo me hace dudar. ¿Fue astuto convocar una Comisión previa para aprobar por urgencia que los presupuestos fueran al Pleno, para luego retirar el punto?….

Según liberales, socialistas y Compromís fue una doble puesta en escena. Por un lado la soberbia de un alcalde que quiso demostrar su fuerza, y por otro la realidad. Una realidad que tiene secuestrada su voluntad y la del equipo de Gobierno del PP en manos de dos marionetas, Arturo Cabrillo y Paquita Ripoll, que más tarde o temprano tendrán que dar explicaciones a muchas miles de personas que votaron a CBM y ahora asisten atónitos al espectáculo que están dando, y de Ciutadans, un partido político que está demostrando capacidad a la hora de actuar y que tiene muy clara su fuerza en el hemiciclo.

El caso es que los presupuestos de 2017 se quedaron encima de la mesa y ya veremos cuando se debaten. Y eso que el borrador inicial lo tenemos todos los concejales desde el día 10 de febrero, antes que nunca. Esto significa que todas esas inversiones previstas en la ciudad, algunas muy urgentes, por ejemplo: el capítulo destinado a las propuestas de los vecinos, el personal previsto contratar aprobado por la mesa de negociación, el dinero destinado a la rotonda del polígono industrial o la primera fase de la reparación urgente de la avenida del mediterráneo, se quedan aparcadas hasta nueva fecha. De momento el alcalde hoy está en Madrid recogiendo un premio.

Dicho todo esto, empezó el descafeinado Pleno y enseguida todos al cuello del contrario. La primera en la frente, un nuevo capítulo de la serie llamada “la Subzona C”, ese inmenso barrio del Rincón de Loix en el que hace quince años, todos sus vecinos tuvieron que pagar a escote más de 1.000 millones de las antiguas pesetas para que se llevaran a cabo unas obras por las que el resto de vecinos de la ciudad no hemos pagado nunca un euro, es decir: que te urbanicen tu zona con los servicios básicos.

Ha dado siempre la sensación de que la subzona C fuera un suburbio comanche que no pertenece a Benidorm. Ayer en el Pleno se volvió a desestimar por parte del Gobierno un nuevo recurso al objeto de que no se les devuelva lo que nunca tuvieron que abonar de más, y esto incluso a pesar de tener sentencia firme a su favor.

Resuelta esta primera batalla sin demasiados heridos, nos adentramos en el siguiente capítulo, el del bochorno. Ver como el Gobierno municipal se bajaba los pantalones delante de dos golpistas, los señores Cabrillo y Ripoll, que se sacaron unas alegaciones de la chistera para que no se aprobara la modificación fiscal nº 20, la que nos permite a todos poder cobrar un porcentaje de los tickets que se vendan en cualquier espectáculo que se celebre en un recinto municipal en la ciudad. Tercer pleno que esto sucede. ¿Cómo se explica que un Gobierno municipal al que no le tiembla el pulso para rechazar alegaciones de todo tipo, se ponga de rodillas sin pestañear cuando estos dos secuestradores de la voluntad popular se lo exigen?, ¿están negociando que les voten a favor el presupuesto, todavía no lo han conseguido, y se lo inclinan ante ellos haciéndonos claudicar a toda la ciudad sin rubor alguno?. Esta semana les voy a escribir una serie de capítulos sobre la forma de actuar de Cabrillo y Ripoll, dos vividores de la política que han soliviantado la paciencia de muchos votantes de Ciudadanos por Benidorm que ya preparan acciones para decirles públicamente lo que piensan de ellos dos y pedirles su dimisión inmediata antes de que lo haga la propia justicia inhabilitándoles por la vía penal.

El espectáculo iba in crescendo y llegó la peatonalización de Tomás Ortuño, una actuación acertada que el gobierno quiso endulzar intentando aprobar que se prohíba la instalación de mesas y sillas en la vía pública, algo lógico, pues por ahí todavía pueden seguir circulando vehículos. Pero claro, ¿cómo van a perder nuestros ilustrados políticos la más mínima posibilidad de intentar desangrarse entre ellos?. Ahí estaba el bueno de Rubén Martínez para decirle al alcalde que él no debería votar pues su familia tiene un negocio en esa calle, como si una imprenta tuviera algo que ver con mobiliario de ese tipo. Lo que les digo, el caso es hacerse el mayor daño posible y si es metiendo a la familia, mejor.

Y de igual manera que el grupo político de Balastegui y compañía, estuvo muy acertado cuando en su día solicitó esta peatonalización y ayer mismo cuando consiguió que se aprobara la puesta en marcha de una Comisión Técnica que empiece a estudiar ya el pliego de condiciones que regirá el próximo y cercano concurso para ver que empresa nos recoge la basura y nos limpia la ciudad a partir del próximo año, no se entiende (yo les garantizo que creí que era una broma) que presentaran una Moción que se titulaba así: Ruta de los Rascacielos. No es ninguna broma, se lo garantizo, fue una Moción que se debatió en el Pleno de ayer. La idea era algo así como crear desde el ayuntamiento rutas para visitar los edificios más altos de la ciudad. Verdaderamente alucinante. Este es el nivel al que hemos llegado. La presentaron, la explicaron y se quedaron tan anchos, aunque conociendo el paño estoy convencido de que esto fue el puntazo de un portavoz al que sus compañeros, que no salían de sus asombro, cada vez miran con más recelos, aunque son los suficientemente inteligentes como para no actuar y cometer el mismo error que los dos analfabetos políticos que yo convertí en concejales, y darse cuenta del valor y la fuerza que tiene estar los tres muy unidos en una Corporación tan diseminada.

Podría seguir describiéndoles más numeritos del extenso espectáculo vivido ayer, pero ustedes no merecen este insufrible castigo. De hecho ayer me lo volvieron a demostrar y a pesar de que les puse el cebo en la boca, nadie lo picó y de nuevo el Pleno del Ayuntamiento se convirtió en ese triste show al que sólo van los actores y porque cobran.