Benidorm

COLABORACIÓN.- ¿Quo vadis, Benidorm?

CONSEJO VECINA- 5

Tenemos bastante claro los sufridos vecinos de esta ciudad -excepción hecha de algunos progresistas y afines- a dónde va a ir Benidorm, como sigan las cosas como van. Va a ir tan “low” como les dejemos llevarlo. Día a día van bajando el nivel, el nivel de la supuesta calidad, el nivel de gobernabilidad, el nivel… vamos todos los niveles menos claro está, el nivel del ruido, de la suciedad y de la aparente corrupción.

Aquellos niveles no interesan, no deja dinero… a no ser que se mecanicen con el nuevo invento de los sonómetros de la “luz roja” que volverán a ser otro dispendio como lo fue el de los “informadores” o las barreras semafóricas ¿eran también rojos, azules o incoloros?. Vaya pandilla de ineficaces.

Los vecinos solo contamos un momento, unos fugaces instantes, cada cuatro años. El resto del tiempo nos tratan cual a monos de Gibraltar: Somos algo superfluo, baladí, utilizable para pagar tasas e impuestos y votar con frecuencia cuatrianual lo que diga el director del zoo que caiga en turno. Por no valer no valemos ni para conseguir lo más evidente, el título de ciudad turística, por ello municipios como San Vicente lo han conseguido en solo cinco meses.

Lo que interesa a estos pinchaeventos -ahora que esta próximo el Gólgota- es emprender, concertar y promover negocios cuanto más duraderos mejor. Asegurase el futuro es lo importante para ellos. A los vecinos que les den lo que sea (menos lo que pidan). Hacer lo que les interesa a nivel personal es lo primordial, lo trascendental, porque ¡como no pasa nada!

¿Que no pasa?. Miren sino lo que ha pasado durante el último medio siglo… a pesar que según las estadísticas policiales la delincuencia va disminuyendo a un promedio del 15% anual (debemos estar ya alrededor del -900%) como esto es Jauja y como la mayor parte de los vecinos somos simpáticos macacos dispuestos a tropezar una y mil veces en las mismas penurias ¿para qué hacerles caso?. Pero han habido honrosas excepciones. Hemos tenido un vecino como Gobernador , como Subsecretario de Turismo o similar, tuvimos otro vecino que aunque oriundo de Cartagena, llegó a ministro. Tuvimos a otra vecina que fue ser ministra de Sanidad y que a pesar de no tener la menor idea de medicina nos supo dar muy sanos consejos: ¡Fumar mata!.

Y como no hay dos sin tres o cuatro, tenemos a las puertas nuevos genios políticos, pero estos sí, de cepa local, de cosecha propia, con denominación de origen homologada. Estos políticos de siglas divergentes pero económicamente convergentes están apunto de conseguir el nuevo Benidorm que lógicamente será bautizado como LOW BENIDORM. Más bajo imposible llegar…

Estoy seguro que antes de diez meses lo consiguen porque ya tienen sobrada y aquilatada experiencia. En solo tres meses han conseguido el Low Festival con una simple inversión de 3.000 €. No obstante a los vecinos solamente nos cuesta -según sus cuentas- algo menos de 60.000 €. (Ahora entiendo porqué no tenemos Presupuesto transcurridos siete mese del ejercicio 2014. No saben contar ni haciendo muescas en una caña)

No obstante sin necesidad de echar mano del licenciado en medicina al uso, vemos que no contabilizan los salarios de varias semanas de los empleados municipales desmontando y montando Foietes, no contabilizan los salarios de la Policía Local, no contabilizan el agua… bueno en este caso concreto su consumo -que suponemos gratuito- ha supuesto un menor vertido de la conocida en los medios turísticos como “Cascada Marrón” del Parque Natural de Sierra Helada producida y regentada por la EDAR de la reanudable Hidraqua. (Por cierto ¿nos cobran en el recibo del agua la depuración de la cascada, o va a cuenta del presupuesto de alguna Comisión de tontos de la Comunidad Europea?)

Por cierto, el vecino que ocupa con una mesa y sus cuatro sillas un metro cuadrado de suelo público, paga sus tasas correspondientes, al igual que las paga por utilizar parte de una acera como vado de su entrada a casa o paga por utilizar un puesto en el mercadillo semanal, o en el Palacio ¿? de deportes por su utilización He de entender que en buena lógica una empresa cuyo capital social son 3.000 € no tenga suficiente dinero para pagar una tasa por la ocupación de los miles de metros cuadrados ocupados por su Low Festival, a no ser -desconozco este extremo- que la Alcaldía haya decretado su exención por estado de pobreza profunda y evidente.

A todo esto tan paupérrima e indigente empresa ¿como han conseguido el cambio de nombre de la moneda europea? Es evidente que tiene buenos padrinos. Este si es un tema para una profunda y trascendente investigación. Porque me pregunto ¿Qué es el TOKE?… Como no sea tócate el chichón y la protuberancia. Dios mío, dios mío ¿porqué me has abandonado?…

El intento de sedición catalán comenzó por el idioma. Este comienza por la moneda, va al grano. A no ser… que… Ya está claro: Como Hacienda está tan vacía de contenido como yo sobre este tema ¿qué van a saber ellos del toke, del low toke? Este toke no está homologado ni por el Banco Mundial pero tiene un toke, valga la redundancia, típico de la mafia calabresa. Con el cambio de denominación de la moneda han roto todo lo establecido, y de tal suerte moneda desconocida que no cotiza en el mercado internacional, moneda que no paga a Hacienda. Ni paraísos fiscales, ni Andorra, ni Suiza que al final todo se sabe, todo lo cuentan. Ya se sabe, rogatorio y a cantar.

¡Y así siete años! Ahora, que le voy a dar una pista a la Agencia Tributaria: La SGAE si va a cobrar. Y va a cobrar en euros de los buenos de los que ingresamos por nuestros impuestos. Será porque ellos de tocar, si saben. Sres. de la SGAE practiquen por favor la caridad fiscal, enseñando a quien no sabe a la Agencia Tributaria quien supo trabajar con destreza y oportunidad tanto en la Feria de Sevilla como en las Fallas valencianas, pero allí cobraban y pagaban en euros. En este caso concreto, operando con los tokes ¡va a estar difícil!

Hay otro tema, el sanitario. ¿Quién ha vigilado las normas sanitarias de la comida servida en los chiringuitos del Low Festival? ¿Fue el Sr. Alcalde en su visita de inspección? ¿Tal vez la primer teniente Alcalde, o por el contrario el concejal de pinchaeventos? ¿Comprobaron que todos los trabajadores tenían su carnet de manipulador, o solamente los inspectores están autoautorizados a manipular?

Y por último, espero que el exceso sobre el presupuesto del evento, sea pagado y no en tokes sino en euros por el Sr. Alcalde con mayor prontitud, celeridad, presteza, agilidad y premura con la que supuestamente debe abonar al erario municipal su sobresueldo e intereses de apremio y mora ¿le suena?. Recuerdo que los excesos sobre presupuestos -dice la Ley- son a cargo personal del carente. Eso sí, hago la salvedad que carente no es adjetivo derivado de cara.

José Antonio Corachán Marzal

Miembro del Consejo Vecinal

Categorías:Benidorm