Uncategorized

POLÍTICA

Barones del PSOE buscan distanciarse de la ‘marca Sánchez’

PREMIUM

Actualizado Domingo, 15 enero 2023 – 22:56

Advierten del «riesgo» de un goteo de rebajas por la malversación durante la campaña que «erosione» las siglas del PSOE

Pedro Sánchez, el sábado en Sevilla junto a su alcalde, Antonio Muñoz.
Pedro Sánchez, el sábado en Sevilla junto a su alcalde, Antonio Muñoz.EFE

La marca Pedro Sánchez cotizaba electoralmente al alza en 2019. Tras las generales de abril, en las que el presidente del Gobierno logró 123 diputados en el Congreso, el PSOE consolidó su hegemonía en las autonómicas y municipales que se celebraron un mes después. Conservó todos sus gobiernos autonómicos y sumó a esa nómina los de Canarias, Navarra y La Rioja.

Cuatro años después, la situación se percibe completamente distinta en muchos territorios. Las polémicas por las medidas impulsadas desde La Moncloa, desde la rebaja de penas a agresores sexuales en aplicación de la ley del sólo sí es sí hasta la derogación del delito de sedición, preocupan y mucho a varios barones socialistas, que afilan su perfil propio para marcar distancias y tendrán «autonomía» de Ferraz para decidir su estrategia. En particular atisban ahora el «riesgo» de un goteo de revisiones a la baja de sentencias de malversación de dinero público -fuentes internas apuntan que hay 140 casos susceptibles de rectificación- durante la propia campaña, lo que supondría una «erosión» de su marca y munición política para el PP. A todo esto se unen las peculiaridades de cada región, como las afectadas por el trasvase del Tajo-Segura.

Este contexto está condicionando las estrategias electorales que ya han empezado a diseñarse en las 12 comunidades en las que habrá elecciones el 28 de mayo, además de en todos los municipios de España. En Castilla-La Mancha dan por hecho que el partido de Alberto Núñez Feijóo va a intentar «nacionalizar» esos comicios «convirtiéndolos en un plebiscito contra Pedro Sánchez, como hicieron en 2011 con la crisis económica contra [José Luis Rodríguez] Zapatero». Por ello ven probable que las controvertidas reformas legales que han criticado con rotundidad desde el Palacio de Fuensalida -sede del Ejecutivo regional- y que ya han penalizado al PSOE en las encuestas publicadas en las últimas semanas pasarán factura al partido en las urnas, aunque creen que «va a ser distinta en función de la posición» que ha adoptado cada barón autonómico.

El PSOE calcula que hasta 140 corruptos pueden beneficiarse de rebajas de pena

En el caso de Emiliano García-Page, en su equipo destacan que su opinión se conoce «perfectamente» y que, aunque no tendrán «problema de coordinación» con la Ejecutiva Federal, seguirá marcando su perfil propio. «Independientemente de que hemos discrepado profundamente de muchas decisiones del Gobierno, aunque fuera otro momento político haríamos la misma campaña personal. Aquí ha sido así desde 1987», subrayan. Tradicionalmente los socialistas castellanomanchegos registran mejores resultados en las elecciones autonómicas y municipales que en las generales, lo que se interpreta como que la ciudadanía «valora algo más que la marca».

Aunque Ximo Puig fue uno de los barones que se alió con Susana Díaz para descabalgar a Sánchez, luego se convirtió en uno de los más fieles al presidente y ambos han sabido alimentar una relación de interés durante estos años. Sin embargo, el choque con el Gobierno por el recorte del trasvase del Tajo-Segura rompe el discurso tradicionalmente de apoyo a Moncloa por parte de la Generalitat, que ya comenzó a verse cuando Puig anunció su reforma fiscal en septiembre. Aquello fue un punto de inflexión, pero el problema comienza a larvarse cuando en Valencia se constata que no habría reforma de la financiación autonómica, y se confirma cuando Alicante se queda sin agencias estatales o a la cola en inversiones en los Presupuestos Generales del Estado.

Además, en la Comunidad Valenciana también temen que la campaña sea en clave nacional, es decir, que el enfrentamiento Sánchez-Feijóo eclipse el debate valenciano, algo que en todo caso temen que será lo que acabe pasando. De hecho, por ello se quiere explotar el «efecto president», porque consideran Sánchez despierta un rechazo que Puig no y porque se quiere hacer una campaña muy valenciana para huir de la crispación nacional.

El aragonés Javier Lambán ha sido muy crítico con la derogación del delito de sedición, porque considera que lo que ocurrió en Cataluña en 2017 «fue gravísimo», y con la rebaja del de malversación, ya que considera que «se debería endurecer y no al revés». Además, ha planteado su propio pulso al Gobierno central presentado un recurso judicial por los requisitos establecidos para la elección de la sede de la Agencia Espacial Española, que en la práctica dejaron fuera de la carrera a la candidatura de Teruel. Su estrategia pasará ahora por poner el foco en la «estabilidad» de la región pese a haber estado en manos de un cuatripartito que ha conseguido aprobar cuatro Presupuestos anuales.

Por su parte, el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, es el único barón del PSOE que forma parte de la ahora compacta Ejecutiva Federal del partido y que además tendrá un papel activo en la organización de la campaña, como coordinador de las candidaturas autonómicas. Esto minimiza su margen para la discrepancia a diferencia de 2016, cuando amenazó con irse del partido si Sánchez pactaba con los independentistas. Aun así, con tibieza, también ha mostrado su malestar por las reformas legales aprobadas por exigencia de ERC, al apuntar que hay aspectos que no le «gustan».

Aragón, Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana explotarán el perfil de sus líderes

En otros territorios gobernados por socialistas, en cambio, está convencidos de que el presidente es un «activo electoral». Es el caso de Canarias, donde destacan que el Gobierno central es «el del incremento de las pensiones y del Ingreso Mínimo Vital; el de las ayudas a las rentas bajas y a los estudiantes; el de la prórroga de los ERTE y la gratuidad del transporte público (…); y el que tiene la reconstrucción de La Palma como prioridad» tras la erupción del volcán, según señalan en el partido de Ángel Víctor Torres.

En la misma línea, en La Rioja consideran que a su región «nunca le ha ido nunca mejor que ahora», lo que el equipo de Concha Andreu atribuye a que Ejecutivo «al completo» ha sabido «entender» sus necesidades. Y en el de Francina Armengol también destacan que bajo la presidencia de Sánchez Baleares «ha recibido más recursos que nunca y ha visto atendidas reivindicaciones históricas de su sociedad civil», como la aprobación del Régimen Fiscal de las islas.

El resto de territorios en los que gobierna el PSOE –Asturias, con Adrián Barbón, y Navarra, con María Chivite– han optado por mantener un perfil discreto. No es caso de Juan Lobato, candidato en Madrid, que, aparte de criticar duramente el abaratamiento de la malversación («con dinero público, cero bromas», ha llegado a afirmar), se ha desmarcado de la política fiscal del partido proponiendo una exención en el Impuesto de Patrimonio a las rentas «productivas», mientras que Moncloa ha propiciado un aumento a las grandes fortunas y a las empresas energéticas.

En Ferraz señalan que las distintas federaciones tienen «autonomía» para elaborar sus estrategias electorales y que los miembros de la Ejecutiva Federal estarán «allí donde su presencia sea requerida». Lo único que se va a enviar a las autonomías es un documento «marco» con cuestiones que deben incluir en sus programas, pero de corte genérico, como el compromiso con la defensa de la sanidad pública.

Categorías:Uncategorized

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s