Benidorm

 Jersón es Europa

Guerra en UcraniaViernes 11 de noviembre de 2022 
 Un soldado muestra una bandera en la localidad de Klapaya, en la región de Jersón. REUTERS   ENCARNI BAO AGUIRRE  Buenas tardes, ManuelEn el día 260 de la invasión se consumó la tercera gran derrota de Vladímir Putin en una aventura expansionista que se ha cobrado ya decenas de miles de vidas entre ucranianos y rusos y ha descalabrado la economía mundial. Después de Kiev y Járkov, el líder del Kremlin abandona derrotado la ciudad de Jersón, la única capital de provincia que había conseguido conquistar en casi nueve meses de guerra.
DOS BANDERASHabitantes de Jeesón se fotografían con banderas ucranianas en la plaza de la Libertad. REUTERSAntes de que el Gobierno de Kiev anunciara que sus tropas habían alcanzado la ciudad de Jersón, dos banderas ya ondeaban frente al principal edificio administrativo: la de Ucrania y la de la Unión Europea. Ahora que cunde la ‘fatiga de la guerra’, no ya entre el común de los ciudadanos, que sabemos lo justo, sino entre algunas elegantes cancillerías, es momento de recordar que Jersón es Europa. Y que los llamamientos a que Ucrania se siente a negociar, cuando sus ofensivas están humillando a los invasores, carecen de sentido. A no ser en las condiciones que estos días ha fijado Zelenski: que Rusia devuelva los territorios ocupados, incluida Crimea; que compense por los destrozos causados: que castigue a los criminales de guerra; y que garantice que esta brutalidad no se repetirá. Ya, pero ¿qué sería entonces de Putin?EL REPLIEGUEEl éxito ucraniano en Jersón humilla a Moscú en un territorio que declaró «anexionado» hace solo 41 días según sus propias leyes, que se supone que ahora le obligan a intentar recuperarlo. Ucrania ha recuperado una ciudad propia y conquistado a la vez una que Rusia considera suya. De-lo-cos. Todo lo relativo a la provincia y a la capital aparecía sumido en la confusión desde el miércoles, cuando el ministro ruso de Defensa y el máximo responsable militar de las operaciones en Ucrania anunciaron, por televisión, la retirada de unos 40.000 efectivos a la orilla oriental del río Dniéper. Ni rastro de Putin.Se suponía que la retirada se prolongaría durante días, pero ha sido rápida. Tanto que habría dejado atrás a la mitad de los soldados rusos, con los puentes sobre el Dniéper volados y a merced del inclemente bombardeo ucraniano. Los propagandistas del presidente le encontrarán una explicación a todo esto en las televisiones, donde “el repliegue” se ha completado con éxito y sin dejar atrás el abundante material militar abandonado en anteriores derrotas.LA GUERRA SEGUIRÁDicen los expertos que la guerra seguirá en 2023. Que Rusia tratará de mantener la mayor extensión de territorio ocupado mientras prosigue con sus ataques a infraestructuras energéticas y confía en que el frío llegue en algún momento y anime a Europa a empujar en favor de un alto el fuego. Estos días hemos podido ver a ucranianos probando locomotoras diésel y a vapor y 17 países de la UE han enviado 500 generadores. El primer ministro Shmigal ha garantizado que el país tiene suficiente gas y carbón para la temporada invernal. Asunto distinto es la electricidad si Moscú vuelve a bombardear a modo las centrales.El compromiso de nuevas entregas de armamento parece que continúa firme desde EE UU y la Unión Europea. Bruselas trata de sacar adelante además préstamos por valor de 18.000 millones para mantener en marcha el país invadido durante el próximo año. No sin disensiones, porque ahí sigue el húngaro Viktor Orban para poner obstáculos cuando Moscú los necesita.BUENA SEMANA PARA ZELENSKIEl presidente Zelenski, con el actor Sean Penn.La recuperación de Jersón cierra una buena semana para el presidente ucraniano. Volodímir Zelenski estuvo muy pendiente de las elecciones de medio mandato en EE UU, como lo habrá estado Putin. También este asalto lo ganó Kiev al no consumarse la anunciada debacle demócrata. Zelenski se exhibió además en los medios de todo el mundo gracias a la visita de Sean Penn. El actor y director estuvo en Kiev por tercera vez para entregar al mandatario uno de sus dos Oscar, que no pretende recuperar antes de que Ucrania gane la guerra.

Categorías:Benidorm, Uncategorized