Benidorm

El turista británico deja atrás el Brexit y se prepara para volver a tomar el litoral español


ECONOMÍA

Un grupo de turistas británico en una terraza de Benidorm
Un grupo de turistas británico en una terraza de Benidorm – EFE

Las reservas ordenadas desde el Reino Unido para la campaña de Semana Santa superan a las de 2019 y las aerolíneas aseguran que ya hay 35 millones de asientos reservados para el próximo verano

Antonio Ramírez CerezoAntonio Ramírez Cerezo

Guillermo GinésGuillermo Ginés

MADRID 

NOTICIAS RELACIONADAS

El divorcio del Reino Unido con Europa no se cobrará más víctimas de las necesarias y los turistas británicos volverán a tomar este año el litoral español en busca del ansiado sol y playa. Lo harán tras dos años de pandemia en los que el Ejecutivo de Boris Johnson ha puesto el semáforo en rojo a nuestro país por la más que cuestionable gestión de la crisis sanitaria por parte del Gobierno de Sánchez.

La circunstancia llevó a turoperadores y visitantes británicos a buscar destinos alternativos a España durante 2021. Mucho se habló entonces del trasvase de la demanda británica a otros países como Grecia o Turquía. La sangre sin embargo no llegará al río, ya que todo apunta

 a que el turista británico recobrará en 2022 el trono perdido como principal mercado emisor (18 millones de visitantes en 2019) para el sector turístico español.

Así ha sucedido tan pronto como el Gobierno de Boris Johnson ha puesto fin a todas las restricciones por la crisis sanitaria. La nueva etapa ‘postpandemia’ se ha traducido en que en los dos primeros meses del año 940.000 turistas británicos han visitado España pese al efecto de la variante Ómicron, según se desprende de la estadística de Movimientos Turísticos en Frontera del INE.

Esta nueva normalidad ha traído consigo que el turismo británico haya retomado el liderazgo en la cuenta de visitantes a nuestro país por encima de Francia y Alemania, que habían alterado las tradicionales posiciones en ese ránking durante la mayor parte de los últimos 24 meses. Falta camino por recorrer. La llegada de turistas de Reino Unido a suelo español durante enero y febrero se ha situado todavía un 40% por debajo del último año de normalidad en los movimientos turísticos.

Todo apunta a que la llegada del buen tiempo consolidará esta recuperación. De cara a la campaña de Semana Santa la plataforma ForwardKeys, que ha llevado a cabo un informe de previsiones junto al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, ya sitúa la llegada de visitantes de Reino Unido a España en un 13% por encima de los niveles de 2019.

También se muestran optimistas en la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat). Un estudio realizado por la patronal y la consultora PwC apunta que España sigue siendo uno de los destinos predilectos para los británicos, aunque todavía están lejos de los niveles de intención de viaje de 2019.

Recuperar el liderazgo

En la Comunidad Valenciana, el retorno del visitante británico ya ha generado expectativas. Especialmente en Benidorm, uno de los destinos predilectos del turista de Reino Unido, que en el último año antes de la pandemia acogió a un millón de personas de esta nacionalidad. En la localidad celebran que el turista británico haya vuelto a superar en porcentaje al turista nacional después de dos años en las que las circunstancias han obligado a la ciudad a vivir del turismo interior y de la temporada de viajes del Imserso. Los británicos volvieron a ser en marzo los visitantes más habituales del ‘hub’ turístico alicantino, con el 42,5% de la cuota del turismo internacional, «lo que confirma las buenas perspectivas al alza de la tendencia de este mercado», señalan desde la Asociación Empresarial Hotelera y Turística de la Comunidad Valenciana (Hosbec).

Las mismas expectativas tienen en Baleares, donde Reino Unido es el segundo mercado más importante para la isla después de Alemania. Desde la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca aseguran a ABC que el mercado británico está respondiendo bien a las expectativas del sector y ya es la segunda nacionalidad con mayor cantidad de reservas hoteleras de cara a la Semana Santa, por encima de la española y por detrás de la alemana.

Buena noticia para las aerolíneas

El repliegue total de las restricciones a viajar para los ciudadanos de Reino Unido no solo ha supuesto un alivio para los hoteleros españoles, sino también un bálsamo para las aerolíneas, que tienen depositadas importantes esperanzas en el turismo británico este año. Según los datos de Aena, para este verano las compañías aéreas han programado 35 millones de asientos para vuelos con el Reino Unido. Es el segundo destino con más capacidad de asientos después de los nacionales, aunque la cifra continúa siendo un 3% más baja que en 2019, ejercicio que por otra parte marcó un récord en el sector aéreo.

La reactivación del mercado británico pondrá a prueba la resistencia de los sistemas de control de pasaportes de Madrid-Barajas y de los aeropuertos costeros. Tal y como adelantó ABC, las aerolíneas denuncian que desde finales del año pasado se están produciendo importantes retrasos y colas en los tránsitos de varias terminales.

Según explican desde la patronal del sector, ALA, los sistemas no estarán automatizados hasta después del verano y afectan a los pasajeros extracomunitarios. Un segmento que ahora engloba también a los viajeros británicos, después de la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

El conflicto, que dejó en tierra a 6.000 pasajeros entre octubre y noviembre, ha llegado incluso al Congreso. El Partido Popular presentó en diciembre una proposición no de ley en la Cámara Baja para incrementar «con carácter de urgencia» la dotación de Policía Nacional en estas infraestructuras. Sin embargo, su iniciativa fue vetada por el Partido Socialista el mes pasado.

En el sector aéreo hay inquietud por este problema y las aerolíneas ya han advertido de que si no se soluciona pronto podría desembocar en un situación de caos en los principales aeropuertos españoles en pleno verano, lo que «afectaría a la imagen internacional de España».