Benidorm


Una española contagiada de coronavirus en la Sudáfrica de ómicron: «Nadie lleva mascarilla por la calle»

ANDREA MARTIN 

 NOTICIA0 5.12.2021 – 08:30H

Una mujer con mascarilla por el coronavirus pasa junto a un grafiti en Johannesburgo, Sudáfrica.
Una mujer con mascarilla por el coronavirus pasa junto a un grafiti en Johannesburgo, Sudáfrica.

Ómicron es la variante del coronavirus que mantiene en vilo al planeta estos días. Fue descubierta el pasado 25 de noviembre y su epicentro ha vuelto a ser Sudáfrica. Científicos del país dieron la voz de alarma y pronto se supo que estamos ante una nueva versión del virus con gran capacidad de contagio y que puede comprometer las inminentes fiestas navideñas.

Los discursos son aún poco concretos. Aunque el gobierno sudafricano ha asegurado que las vacunas sí son eficaces contra esta nueva versión del virus, la OMS no lo asegura (aunque sospecha que podrían evitar la enfermedad grave) y el Ministerio de Sanidad expresa su temor por que ómicron «escape a la respuesta inmunitaria originada por las variantes previas y por las vacunas y genere más reinfecciones». 

Sudáfrica es uno de los muchos países que cuenta con casos de esta nueva variante. España está entre ellos y los primeros casos han correspondido a contactos con personas del país africanos, aunque también hay ciudadanos españoles en aquella nación que han sido alcanzados por esta nueva ola marcada por ómicron. Es el caso de una joven ciudadana española que se encuentra en el país completando sus estudios universitarios, cuyo nombre prefiere mantener en el anonimato, que ha relatado a 20minutos su experiencia y cuál es la situación en la que se encuentra la población tras el descubrimiento de la nueva variante.

Pregunta: ¿Os está llegando información acerca de la nueva variante? ¿Cómo os estáis enterando de la evolución?

Respuesta: En primer lugar me gustaría destacar, para contextualizar mis aportaciones, que personalmente no he hecho ningún tipo de esfuerzo para informarme: ni miro las noticias, ni escucho la radio, ni he buscado información en las páginas web oficiales. Estoy segura que la información está disponible para cualquiera, sobre todo contando con una herramienta como es Internet. Teniendo en cuenta que han sido los científicos sudafricanos los que han descubierto Omicron, creo que el país es la fuente de información de la variante así que cuenta con los conocimientos de primera mano. 

P: ¿Cuál crees que ha sido el fallo?

R: Donde, en mi opinión, puede haber un problema, es en la difusión de estos conocimientos en la población. Creo que el gobierno no tiene los recursos suficientes, o la gestión que hace de ellos es deficiente, para diseñar un protocolo de actuación en caso de Covid que sea conocido y aplicable para su ciudadanía. La configuración social de este país es lo que hace que esta tarea sea de una increíble dificultad, considerando que una gran parte de su población vive en entornos insalubres que ni siquiera tienen conexión a Internet, mucho menos un centro de salud alcanzable tanto económicamente como logísticamente.

P: ¿Se han aplicado medidas desde el surgimiento de la nueva variante?

R: El pasado domingo Cyril Ramaphosa, presidente de Sudáfrica, dio un discurso para hablar sobre el tema y se mantiene el nivel actual con las medidas que ya estaban incorporadas.

P: ¿Existe gente reticente a vacunarse, como se ha observado en Europa?

R: Por supuesto, existe gente antivacunas en todas partes yo creo. Aunque tengo la impresión que aquí el porcentaje es menor que en Europa, pues los derechos individuales no tienen un peso tan importante como en Europa. Además los sudafricanos se juegan mucho más que los europeos, su gobierno no cuenta con los recursos para subvencionar a los empresarios que tienen que cerrar los negocios. Así que la crisis económica juega un gran papel en la decisión de vacunarse meramente por una cuestión de supervivencia. Como antes se vacune todo el mundo, antes se podrá volver a la normalidad y antes se podrá recuperar un mínimo de sostenibilidad económica

P: ¿Hay quejas porque no llegan tantas vacunas al continente africano?

R: Creo que Sudáfrica concretamente tiene vacunas así que yo no he oído que sea un tema más recurrente de lo que es en España, por ejemplo. La parte más progresista y de izquierdas es la que defiende este discurso.

P: ¿La población cumple con las medidas? ¿Llevan mascarilla por la calle?

R: El uso de la mascarilla, al menos en mi ciudad, Stellenbosch, es bastante relajado la verdad. Por la calle nadie la lleva (tampoco estoy segura de si es obligatorio) y dentro de los establecimientos hay de todo, yo creo que la mayoría se la pone cuando entran en un espacio cerrado

P: ¿Crees que todo el mundo conoce las medidas, o que muchos no las cumplen por desconocimiento al no haber tenido acceso a ellas?

R: Creo que todo el mundo las conoce, porque básicamente solo hay dos: mascarilla y toque de queda, y todo el mundo conoce ambas.

P: ¿Cómo está viviendo la ciudadanía el cierre de las fronteras a las personas que vengan de Sudáfrica y otros países del continente? 

La investigadora del CSIC Margarita del Val, en la clausura del IV CampusÁfrica con una conferencia titulada 'Pasado, presente y futuro de la Covid-19'.

Margarita del Val da las claves para luchar contra la variante ómicron esta Navidad

R: Aquí si que te diría que el nivel de queja y descontento es mayor. Y con razón, porque estas decisiones basadas en «la contención de la pandemia» solo pretenden enmascarar el profundo racismo que se encuentra oculto en el sistema internacional. La profesionalidad y rigurosidad de los científicos nacionales ha descubierto una variante que ya estaba presente en otras partes del mundo (como Bélgica) pero que no reportaron. Aquí se hizo y tan solo ha tenido consecuencias negativas por parte del resto de países que ha decidido castigar una importantísima labor científica con el aislamiento internacional y la designación de la variante como original de Sudáfrica. Esto ha molestado a mucha gente.