Alfaz del Pi

 ESTA VEZ EL HAMBRE NO SE DETENDRÁ EN LOS PAISES MENOS DESARROLLADOS

Imprimir todoEn una ventana nuevaAcción contra el Hambre publica un informe sobre Hambre y crisis climáticaRecibidosPrensa Acción contra el Hambre <pjavaloyes@accioncontraelhambre.org>13:21 (hace 2 horas)para mí
 Haz clic aquí para ver este emailCABECERA NP NUEVA MARCA.jpg
Recursos para medios: Informe sobre Hambre y crisis climática@Acontraelhambre
 COP26: Acción contra el Hambre publica un informesobre Hambre y crisis climática

clima.pngEl nuevo informe de Acción contra el Hambre alerta de que incluso si se logra mantener el aumento de las temperaturas dentro de los 1,5 grados pre industriales, -actualmente en 2,7- el mundo se enfrenta a una crisis humanitaria que gradualmente afectará a todos los países. En la situación actual: el agua dulce escaseará, habrá menos ciclos de cultivo y aumentarán el hambre y las enfermedades.El informe, que está siendo distribuido estos días a los responsables políticos mundiales reunidos en la COP26, pone en el tablero los alarmantes niveles de hambre que ya afectan a 27 de los 35 países más amenazados por el cambio climático.
Madrid, 26 de octubre de 2021.Madrid, 5 de noviembre de 2021 El informe “Cambio climático: Una crisis en ciernes”, elaborado por Acción contra el Hambre,  recoge los resultados de un amplio conjunto de investigaciones que analizan la relación del cambio climático y el hambre en los países más pobres y frágiles: desde las repercusiones en la producción de alimentos hasta el impacto en la igualdad de género y en la salud infantil, entre otras áreas.Sin una acción global concertada, el cambio climático seguirá poniendo en peligro el acceso de las personas a los alimentos y la incidencia de las crisis de hambre relacionadas con el clima no hará más que aumentar, generando olas migratorias y dificultades en la producción alimentaria global.“Es lícito plantear que la crisis humanitaria en países productores y exportadores de productos básicos acabará afectando también al resto del mundo. La crisis climática es una crisis global y sus efectos esta vez no van a afectar cómo siempre solo a los más vulnerables. Es un problema global que requiere respuestas y acciones globales”, demanda, Manuel Sánchez-Montero, Director de Incidencia y Relaciones Institucionales en Acciópn contra el Hambre. El informe ofrece un panorama claro de cómo la actual situación climática afectará en los próximos 30 años a la calidad de vida, de millones de personas en el mundo.En los niveles actuales, para 2040 el cambio climático podría provocar una pérdida de hasta el 50% en el rendimiento de los cultivos. La producción de trigo podría reducirse un 49% en el sur de Asia y un 36% en el África subsahariana.La escasez de agua afecta actualmente a unos 700 millones de personas en todo el mundo. Además, para 2040, 700 millones de personas más estarán expuestas al riesgo de sequía.Se espera así mismo una disminución del ganado de entre el 7 y 10% , con pérdidas económicas asociadas de entre 9.700 y 12.600 millones de dólaresLos que menos contaminan, pero los que más sufrenEl informe ofrece datos concretos de cómo el cambio climático se está dejando sentir de forma desproporcionada en los países más pobres, que, sin embargo, son los que menos contribuyen a la crisis climática. De hecho, el total de las emisiones de gases de efecto invernadero de los 27 países más afectados por el hambre apenas llega el 5% de las emisiones totales de los miembros del G7.Solo en estos 27 países, más de 117 millones de personas viven con un nivel de hambre de crisis o peor. El cambio climático es un factor de estrés adicional que,unido a prolongados conflictos y la pobreza, contribuye al aumento del hambre y la inseguridad alimentaria.La crisis climática no solo está encareciendo los precios de los alimentos, acabando con ecosistemas enteros, sino que está provocando el desplazamiento masivo de los insectos portadores de enfermedades, como la langosta del desierto, la plaga migratoria más destructiva del mundo que en 2020 afectó gravemente a las cosechas especialmente en EtiopíaEn 2020, en todo el mundo 149,2 millones (22%) de niños menores de cinco años sufrían de retraso en el crecimiento. La reducción en la cantidad y calidad de los alimentos está teniendo un impacto en la salud familiar, especialmente de los niños y niñas. La carencia de zinc es un riesgo especial. Para el año 2050 las elevadas concentraciones de dióxido de carbono podrían empujar a otros 138 millones
de personas a la carencia de zinc,
 con una carga desproporcionada para los niños y mujeres embarazadas o lactantes que tienen mayores necesidades nutricionalesEl cambio climático, además, actúa como un multiplicador de las desigualdades entre géneros. A nivel mundial, una cuarta parte de las mujeres económicamente activas se dedican a la agricultura y deben hacer frente a consecuencias del clima como la pérdida de cosechas a la vez que suelen tener acceso a menos recursos para hacer frente a la situación..Recomendaciones:Como conclusión, el informe plantea una serie de recomendaciones que pretenden  ser una llamada a la acción ante la emergencia climática, entre las que destacan:Una mayor implicación de los firmantes del Tratado de París. Todos los gobiernos deben presentar y cumplir contribuciones determinadas a nivel nacional que cumplan su parte justa de las acciones de mitigación necesarias para limitar el aumento medio de la temperatura global a 1.5°C.El nombramiento en la COP26 un defensor de las pérdidas y los daños como agente de consulta y para crear consenso para la acción así como el establecimiento de un mecanismo de financiación que permita apoyar a los países más vulnerables.La inversión y las políticas de apoyo al agua, el saneamiento y la higiene (WaSH), debe ser una prioridad en los países con una elevada carga de malnutrición, con el apoyo de donantes y organismos multilaterales.Los gobiernos y los donantes deberían invertir en la formación y las herramientas para la adaptación agrícola transformadora, como la agroecología, para garantizar la resiliencia a largo plazo y la seguridad alimentaria y nutricional en las zonas más vulnerables a los impactos del cambio climático en la agricultura, la pesca y el turismo