Uncategorized

Pulso soterrado en el Gobierno valenciano por el expediente al hermano de Ximo Puig

POLÍTICA

  • NOA DE LA TORRE
  • Valencia

Actualizado Jueves, 29 abril 2021

Aunque de puertas afuera no hay fisuras en el respaldo al presidente por parte de sus socios, el PSOE cuestiona internamente la investigación de Compromís con una batería de preguntas por escrito

El presidente Ximo Puig conversa con los vicepresidentes Mónica Oltra y Rubén Martínez Dalmau.
El presidente Ximo Puig conversa con los vicepresidentes Mónica Oltra y Rubén Martínez Dalmau.E.M.

El presidente valenciano, el socialista Ximo Puig, ha vuelto a esquivar el dardo del PP que pretende situarlo en el centro de la trama que afecta a su hermano, el empresario castellonense Francis Puig. Y lo ha hecho con el apoyo de sus socios en la Generalitat, Compromís y Unidas Podemos, que han vuelto a rechazar la comisión de investigación en las Cortes que reclamaba el PP sobre las ayudas al valenciano, de las que se beneficiaron las firmas vinculadas a Francis Puig y sus socios y que han acabado en los juzgados. Ahora bien, tras este cierre de filas se esconde en realidad un pulso soterrado en el Consell.

La razón no es otra que el papel que ha desempeñado Compromís en otro asunto que, en paralelo, ha salpicado de lleno a Francis Puig y sus socios: la investigación que ha acabado en sanción por parte de la Comisión de Defensa de la Competencia de la Comunidad Valenciana, que concluyó que el hermano de Puig y sus socios habían montado un “cártel” para amañar un concurso de la televisión pública valenciana À Punt.

El órgano que vela por la defensa de la competencia no solo recae bajo el ala de la Conselleria de Economía, sino que la Subsecretaría de este departamento que controla Compromís fue la que dirigió la investigación a las empresas de Puig y sus socios tras ser denunciadas por À Punt. Es más, las conversaciones privadas de WhatsApp que se intervinieron en los registros a las empresas las remitió directamente la Conselleria a la Fiscalía Anticorrupción y a la Agencia Valenciana Antifraude.

¿Acaso tuvo la Conselleria de Economía demasiado celo con estas empresas en cuestión? Es la duda que deja entrever el PSOE con su último movimiento, que viene en la práctica a cuestionar el criterio de su socio de gobierno respecto de su actuación en este caso. A pesar de que Competencia apunta sobre todo a Comunicacions dels Ports (vinculada a Francis Puig) y a Canal Maestrat y Kriol Produccions (de los socios Adell Bover), el PSOE recuerda que la denuncia de la radiotelevisión pública apuntaba a siete empresas.

EXPEDIENTE SANCIONADOR

Con este argumento, la diputada socialista Rosa de Falastín Mustafá se ha dirigido por escrito a Economía para preguntar básicamente por qué se ha investigado solo a unas firmas -las relacionadas con el hermano del presidente- y con qué criterios: “¿Qué empresas fueron requeridas para que aportaran documentación y de qué tipo? ¿A cuántas de esas empresas se les inició expediente sancionador desde la Conselleria? En caso de no haberse iniciado expediente sancionador a alguna de esas siete empresas, ¿cuál es la causa y qué órgano ha dictado la resolución correspondiente?”. Economía no ha respondido todavía.

Aquella investigación de Competencia, además, reveló por los chats entre los empresarios cómo se coordinaban para optar a las ayudas al valenciano del Gobierno de Puig. Hasta el punto de que se descubrió incluso que los socios llegaron a pensar en un cantante guineano para concurrir a subvenciones de música en valenciano.

Pero, de puertas afuera, no hay fisuras en el Gobierno valenciano con este tema con el que el presidente ha intentado siempre marcar distancias, como tampoco las ha habido en el caso del ex marido de la vicepresidenta Mónica Oltra, condenado por abusos sexuales a una menor cuando esta era tutelada de la Generalitat.

La última propuesta del PP de una comisión de investigación sobre todas las ayudas al valenciano ha recibido el no rotundo de los tres socios del Botànic. La portavoz adjunta del PP en las Cortes, Eva Ortiz, ha denunciado que el entramado de Puig y sus socios ha obtenido “ilegalmente” desde que Ximo Puig accedió a la Generalitat un total de 2,3 millones de euros en subvenciones, de los que “más del 50% son por ayudas para el fomento del valenciano”.Más en El MundoMaximo Huerta se rompe los huesos de la mano tras caer por las escaleras cuando ayudaba a su madreEl piropo de Iker Casillas a la última foto de Sara Carbonero

Sin embargo, las empresas en cuestión ya recibían ayudas antes de 2015 “con los mismos criterios técnicos”, según Compromís. Para Unidas Podemos, el PP simplemente “tiene obsesión con el valenciano y con estigmatizarlo”.

Ahora bien, no hay que olvidar que estas ayudas sentarán en el banquillo al primer alto cargo del Ejecutivo de Puig. Al director general de Política Lingüística, Rubén Trenzano, de Compromís, se le ha abierto juicio oral por delito de falsedad en documento público, es decir, por encubrir supuestamente la ausencia de controles de la Generalitat sobre las subvenciones dadas a Francis Puig.

Categorías:Uncategorized