Altea

ELECCIONES ANTICIPADAS EN MADRID.-Ayuso se la juega sin el favor de las encuestas: ganaría las elecciones pero no podría gobernar en solitario

Un estudio de Key Data para ‘Público’ pronosticaba el pasado mes de noviembre la victoria del PP pero dibujaba un escenario postelectoral complicado y volátil, muy parecido al actual, en el que la presidenta seguiría necesitando a Cs y Vox para seguir al frente de la Comunidad de Madrid.

Gráfico del último sondeo de KeyData para la Comunidad de Madrid.
Gráfico del último sondeo de KeyData para la Comunidad de Madrid. — PÚBLICO

Crispación, trampas, mentiras, ruido.

Eso es lo que estamos viviendo en los últimos tiempos en nuestro país. Nosotros vamos a seguir combatiéndolo, y para seguir adelante con nuestro trabajo, necesitamos tu apoyo.

¿NOS AYUDAS A SEGUIR ADELANTE? ÚNETE A LA REPÚBLICA DE PÚBLICO

MADRID10/03/2021 1

 ACTUALIZADO: 10/03/2021

J. OTERO@JORGEOTERO99

La decisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de convocar elecciones anticipadas el día 4 de mayo para, según fuentes del PP madrileño, frenar una moción de censura de PSOE y Ciudadanos (Cs) es una jugada arriesgada para unos mientras que para otros es la muestra de que Ayuso se siente fuerte y cree que tras estos nuevos comicios podrá gobernar sin depender de Cs, el socio con el que hasta ahora ha tenido más desencuentros que coincidencias en los apenas dos años que ha durado la legislatura. 

Los sondeos, en todo caso, no dibujan un escenario tan positivo para la presidenta madrileña: apuntan a una repetición de la situación actual, con algún baile de escaños en algunos partidos. Eso es lo que anticipaba el pasado mes de noviembre de 2020 la encuesta electoral en la Comunidad de Madrid que Key Data realizó para PúblicoEl estudio demoscópico señalaba que Ayuso ganaría unas eventuales elecciones en Madrid y mejoraría notablemente sus resultados al obtener 39 escaños –actualmente tiene 30— y un 28,8% de los votos frente al 22,2% que obtuvo en 2019. Sin embargo, Key Data también apuntaba que Ayuso volvería a necesitar el apoyo de Cs y Vox para seguir gobernando. El apoyo de Vox parece garantizado, pero el de Cs, dado el deterioro de las relaciones entre ambas formaciones, no lo está en absoluto.

La principal diferencia que apuntaba el estudio de Key Data de noviembre era la victoria del PP por delante del PSOE, cosa que no ocurrió en la convocatoria de mayo de 2019. Los socialistas cosecharían 36 escaños por los 37 que lograron hace dos años: el PSOE liderado por Ángel Gabilondo perdería menos de un punto de voto válido y un escaño. 

En cuanto a Cs, Key Data apuntaba que la formación naranja perdería casi ocho puntos y once escaños hasta quedarse en los 15. Vox sería el gran beneficiado con las nuevas elecciones: la ultraderecha pasaría de 12 a 17 escaños, con lo que adelantaría Cs y pasaría a ser socio preferente de Ayuso. La candidatura que encabeza Rocío Monasterio se quedaría a un solo escaño de Más Madrid, que con 18 escaños perdería dos respecto a 2019. 

Unidas Podemos repetiría los siete escaños con los que cuenta actualmente en la Asamblea de Madrid aunque perdería una décima en porcentaje de voto. 

Proyección de escaños frente a resultados electorales del 26-M de 2019. Fuente: KeyData
Proyección de escaños frente a resultados electorales del 26-M de 2019. Fuente: KeyData.

La suma de PP y Vox pasaría de los 42 escaños actuales a 56. Un gran avance de la derecha, pero en cualquier insuficiente. En el reparto ideológico por bloques el centroderecha, incluyendo a Cs en esta suma, obtendría 71 escaños en 2021 frente a los 68 de 2019. La izquierda se quedaría con 61 escaños frente a los 64 actuales.

La participación, clave

En este sentido, la participación electoral va a jugar un papel determinante. En las elecciones de hace dos años, ésta fue del 68,1%. Entonces se movilizó sobre todo el voto de la derecha. Ahora, el estudio de Key Data para Público anticipa una participación tres décimas menor, del  67,8%. Será pues determinante, el grado de movilización del voto en los dos bloques ideológicos, pero parece decisivo y absolutamente necesario una mayor implicación del voto de izquierdas para evitar que PP y Vox alcancen mejores resultados o incluso logren una mayoría absoluta. 

En noviembre, Paz Álvarez, directora técnica de Key Data, señaló que la dificultad de la izquierda por gobernar en la Comunidad de Madrid se explica en que es “más complicado” cambiar los gobiernos autonómicos que los nacionales porque las “tendencias autonómicas suelen ser mucho más estables”. 

Quedan algo menos de dos meses para las elecciones y en política dos meses son toda una vida, pero las encuestas pronostican un escenario postelectoral en Madrid complicado y volátil, en el que serán necesarios los pactos y el diálogo entre diferentes fuerzas políticas. Ayuso se la juega y aunque todo apunta a una victoria del PP, puede sucederle lo que ya le pasó al PSOE de Ángel Gabilondo en 2019, que siendo la fuerza más votada se quede a las puertas del Gobierno.