Benidorm

Benidorm.-UNA GOTA MÁS PARA COLMAR EL VASO

El vaso de la paciencia del ciudadano de este Benidorm lanzado al vacío gracias a la avaricia, ruindad y mezquindad de algunos políticos locales que se han situado bajo las siglas del PP y CBM para disimular sus verdaderas intenciones.

Durante la década de los 90 vimos como al final de la Av. de Nicaragua se elevaban tres Torres, las Club Médico V, VI y VII, desconociendo que criterio se empleó a la hora de autorizar su construcción en una zona residencial en la que no se permitían alturas superiores a las dos plantas. La zona carecía de red de alcantarillado por lo que todas las parcelas tenian su propia fosa séptica. Los promotores de las Torres Club Médico construyeron una gran fosa para recoger las aguas residuales de las tres torres y depositaron una fianza de 4 millones de las antiguas pesetas para cubrir parte del costo de la futura red de alcantarillado.

CORACHÁN-1

La autorización de la fosa fue un error, vamos a suponer inconsciente, del Ayuntamiento, puesto que no tuvo en cuenta la Directiva 91/274 de la CEE, modificada por la Directiva 98/15 que establecía unos plazos concretos a los estados miembros, sobre el tratamiento de las aguas residuales urbanas. La Comunidad Valenciana mediante la ley 2/1992 regulo el tratamiento y saneamiento de las aguas residuales en toda la Comunidad. Por último el estado español traspuso las directivas de la CEE sobre aguas residuales mediante el Real Decreto-ley 11/1995 estableciendo las normas aplicables al tratamiento de las aguas residuales urbanas en todo el estado.

Abundando en el tema vemos como el Artº 6.1 de la ley 6/1994 de 15 de noviembre especifica concretamente ….No justifica la dotación con  este servicio la evacuación a acequias o fosas sépticas, salvo que el Plan autorice estas últimas en casos excepcionales y en condiciones adecuadas, para zonas de muy baja densidad de población…. Es decir, podían autorizarse las fosas donde fuera imposible la conexión a la red de alcantarillado y en edificaciones aisladas, que no era nuestro caso. El Ayuntamiento ante la obligación de eliminar todas las fosas sépticas de la zona, aqmplió la red de alcantarillado, aplicó la Ordenanza Municipal de Medio Ambiente y obligó a TODOS los propietarios afectados a limpiar, sellar las fosas y conectar la evacuación de sus aguas residuales a la red de alcantarillado.

Aunque repito, la Ordenanza afectaba a TODOS, la comunidad de propietrios de las citadas Torres Club Médico V, VI y VII, no lo consideraron así. Su fosa estaba y está por debajo del nivel de alcantarillado, por lo que se vieron obligados a bombear periodicamente las aguas residuales de la fosa a la red. Tanto el decantado de las aguas en la fosa como sobre todo el bombeo al alcantarillado produjeron y producen un efecto secundario muy molesto a los vecinos. Algunas noches el ambiente se hace prácticamente irrespirable en los alrededores de las torres, por lo que la  AA. VV. AVANA denunció el hecho ante el Ayuntamiento. En dos ocasiones la comunidad de las torres impidió el paso del servicio de inspección municipal y a continuación antes de que se produjera una tercera visita, la comunidad de propietarios interpuso un recurso frente a los Decretos 4131(06/08/2012) y 4878 (17/09/2012) dictados por la Concejalía de Medio Ambiente requiriendo a la citada comunidad a que procediera al vaciado, limpieza y eliminación de la fosa séptica y su sustitución por una arqueta sifónica que contactara con el Sistema Integral de Saneamiento.

La Sentencia 60/2014.dictada por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo n.º 4 de Alicante desestimó el recurso presentado, condenando en costas a la comunidad que a continuación planteó recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección Primera, presidida por el Ilmo. Sr. D. Mariano Fernando Marzal, que mediante Sentencia n.º 422/2017 de 30 de mayo de 2017, falló desestimar el recurso de apelación imponiendo las costas a la parte apelante y ordenando la devolución de los autos al Juzgado n.º 4 de lo Contencioso. Administrativo de Alicante para su cumplimiento y ejecución.

Llegados a este punto hemos de decir que los vecinos limítrofes con las torres continuan “disfrutando” del medio ambiente gratuitamente  cedido por la comunidad de propietarios ante la pasividad, inacción y abulia del Concejal de Medio Ambiente. A nivel personal, a raíz de haber detectado una quincena de fallecimientos   por cáncer entre vecinos de la zona, estuve investigando si podía existir alguna relación entre los gases emanados desde la fosa y los afectados por el cáncer, habida cuenta de la baja densidad de población del lugar y el número de afectados. Busqué en centros especializados de universidades de Gran Bretaña, Alemania, EE. UU. y Canadá, llegando a las siguientes conclusiones:

1ª. La cantidad de productos cancerígenos que se emanan en el tratamiento de las aguas residuales, es mayor que en el humo del tabaco.

2ª. La situación periférica respecto a los núcleos urbanos, en la que se alojan las EDAR (Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales) ha frenado la estadística e investigación de su posuble influencia en la salud de los ciudadanos.

3ª. La densidad de estos gases generalmente mayor que la del aire, propicia  la contaminación a nivel del suelo.

4ª. Según el Dr. K. Hawthorne los vapores tóxicos producidos en las fosas son:

  1. a) Monóxido de carbono (subproducto del metano) que no es irritante o mortal pero que su inhalación causa fatiga, migraña, convulsiones, alucinaciones incluso pérdida del conocimiento.
  2. b) Sulfuro de hidrógeno, con síntomas similares a las causados por alergias, propician los mareos, naúseas, irritación ocular y tos.
  3. c) Metano, que sin ser tóxico, es altamente peligroso puesto que su concentración en presencia de un foco de ignición puede causar su exploxión instantánea. Paralelamente reduce notablemente la presencia de oxígeno en la atmósfera y con ello aumenta la probabilidad de axfisia y muerte instantánea.

Con fecha 11 de octubre de 2017 fué comunicada la sentencia citada líneas arriba al Ayuntamiento de Benidorm como sentencia firme dictada por el TSJ y ¿cual ha sido el resultado? Silencio, mutismo, parálisis y atrofia total en la Concejalía de Medio ambiente, de tal suerte que ha transcurrido practicamente un año desde que tuvo conocimiento de la sentencia y los vecinos siguen respirando como y cuando pueden los efluvios contaminantes, sin  que el responsable de la concejalía actúe con un mínimo de resposabilidad. El trabajo del departamento jurídico municipal echado a perder una vez mas ante la pasotismo del Sr. González al que por lo que vemos parece importarle mas la proliferación de los carriles-bici que la salud de algunos vecinos. Hacer juegos malabares con ciertos documentos, mentir y ocultar son, al parecer, actividades que ocupan todo su tiempo en detrimento de los temas realmente urgentes.

El Sr. D. Jose Ramón Gonzáles de Zarate Unamuno, 2º Teniente Alcalde, portavoz del equipo de gobierno, concejal solamente de: Escena Urbana, Obras, Vía Pública, Aguas, Medio Ambiente, Festivales y Eventos, Diseño, Movilidad, Tráfico y Transportes (Xèee!, quina fotracà), en el Portal Ciudadano de la página web de nuestro Ayuntamiento (benidorm.org) dice literalmente entre otras cosas:

Gestionar la política ambiental en un municipio es, la mayoría de las veces, una tarea dura, ingrata y poco reconocida. Sin embargo, todos los que alguna vez hemos tenido responsabilidades en la gestión medioambiental, hemos agradecido el reto que se nos ha marcado. Trabajar por el medio ambiente recompensa con creces todos los esfuerzos que se puedan hacer.
En esta legislatura, afronto la Concejalía de Medio Ambiente lleno de ilusión, en la que espero concluir muchos proyectos que puedan repercutir en la mejora ambiental de nuestro territorio”.

Amigo lector, por eso dice el sabio refranero español: “Quien mucho abarca, poco aprieta” Está claro que es tan incapaz de dimitir como de decir una sola verdad, pero no nos importa, somos pacientes,  porque cada día que pasa nos acerca mas al día “D”, al día de la dimisión forzosa: el 26 de mayo de 2019.

                                                                           José Antonio Corachán Marzal